24/01/2017

El mundo

Escándalo en México por la compra de medicamentos falsos para cáncer y VIH

El gobernador de Veracruz denunció que los remedios fueron adquiridos y distribuidos por sus dos antecesores, uno de los cuales está prófugo. Agua destilada para quimioterapias y test de Sida que daban siempre negativo.

Un escándalo de proporciones se ha desatado en México, más precisamente en el estado de Veracruz, donde el nuevo gobernador Miguel Ángel Yunes denunció a sus dos antecesores en el cargo, por haber adquirido medicamentos apócrifos contra el cáncer y pruebas ineficaces de VIH para distribuir en el sistema de salud, poniendo en grave riesgo a la población.


Yunes acusó a sus dos antecesores, Javier Duarte y el cónsul de México en Barcelona, Fidel Herrera, quien ya ha renunciado a su cargo tras destaparse el caso, de comprar tratamientos falsos de quimioterapia. Duarte es prófugo de la justicia mexicana desde hace tres meses por una larga lista de delitos que incluye lavado de dinero, desvío de recursos, enriquecimiento ilícito y compra de viviendas con fondos públicos.


El caso estalló el pasado lunes, cuando Yunes denunciaba a Duarte en una conferencia de prensa. Durante su gobierno, acusó el actual gobernador, "una quimioterapia que se administraba a niños no era realmente un medicamento, sino que era un compuesto inerte, era prácticamente agua destilada".


Al día siguiente, Yunes ampliaba su acusación contra el antecesor de Duarte, Fidel Herrera. El mandatario explicaba que la primera vez que se habían empleado las quimios falsas fue durante su administración. Sin embargo, en mayo de 2011, cuando Duarte ya estaba al mando del Gobierno estalal, la empresa Roche avisó de que esos medicamentos eran apócrifos. Duarte ignoró el informe de la empresa, dijo Yunes, para encubrir a Herrera.


En esos días, Yunes dijo también que durante la gestión de Duarte se compraron decenas de miles pruebas falsas del VIH.


Fidel Herrera, a la derecha y Javier Duarte, en una acto en 2013.

Herrera y Duarte en 2013.

"Se compraron entre 50.000 y 70.000 pruebas falsas de VIH sida. En todas ellas daban negativo y se pudo detectar a tiempo y nunca llegó a la población, pero se gastaron ocho millones de pesos en comprar estas pruebas a sabiendas que eran falsas" denunció el ex secretario de Salud con Duarte entre marzo de 2013 y octubre de 2014, Antonio Nemi, quien acusa al ex administrador de la Secretaría de Salud, Ricardo Sandoval, a quien cesó nada más llegar al cargo en marzo de 2013.


El ahora ex cónsul mexicano en Barcelona ha declarado en entrevista al diario El Universal que "tratar de acusarme de algo tan increíblemente falso es solamente parte de una estrategia enferma para desprestigiarme".


Herrera ha explicado además por qué la farmacéutica Roche analizó muestras de los medicamentos que tenían en bodega. El 15 de octubre de 2010, dice, apenas un mes antes de que concluyera su mandato, una enfermera se dio cuenta de una ampolla de Avastín, el medicamento en cuestión, parecía irregular, por lo que funcionarios del Gobierno lo analizaron, y luego lo mandaron a la empresa.


El Gobierno de Yunes ha denunciado a Duarte y Herrera ante la fiscalía estatal, además de sus respectivos secretarios de Salud.


"Javier Duarte estaba enterado de todo esto. Presenté más de 400 denuncias penales y administrativas y yo, personalmente, se lo dije en su despacho en innumerables ocasiones" explicó a este diario. "Duarte me animaba a que actuara y a que denunciara sin reparo las irregularidades que detectara", añadió por su parte el mencionado Nemi.


La realidad, no obstante, fue muy distinta y en octubre de 2014, año y medio después de llegar al cargo, Nemi fue despedido de su puesto y Sandoval recuperó el suyo como encargado de hacer las multimillonarias compras del Servicio de Salud de Veracruz, al día siguiente de su salida.


Actualmente el sistema de salud de Veracruz está en quiebra y los médicos y el personal sanitario han tenido dificultad para cobrar las nóminas. El Estado central ha tenido que salir al rescate de la entidad, entre otras razones, por el desvío de más de casi 2.500 millones de pesos de hospitales y centros médicos, según un informe de la Auditoria Superior de la Federación.


La empresa LABSSA S.A. de C.V. es una de las investigadas por la venta de medicamentos falsos en Veracruz que fueron presuntamente suministrados a pacientes con cáncer durante el gobierno del mandatario prófugo Javier Duarte de Ochoa. En total, las firmas bajo la lupa de la Fiscalía General del Estado de Veracruz son Sociedad Comercializadora Especialidades Médicas S.A de C.V., Oncopharma S.A. de C.V., LABSSA S.A. de C.V., Suministro MAXBEC S.A. de C.V. y LIDMED S.A. de C.V.




(internacional.elpais.com, maticespoliticos.com)



Recomienda esta nota: