28/01/2017

El mundo

En respuesta al decreto de Trump, Irán le prohíbe el ingreso a estadounidenses

El gobierno iraní anunció que aplicará el principio de reciprocidad a EEUU tras la decisión del presidente norteamericano de prohibir la entrada a los iraníes por un periodo de tres meses.

A ocho días de asumir en el poder, Donald Trump sigue sumando frentes de conflicto. Irán anunció este sábado que aplicará el principio de reciprocidad a Estados Unidos tras la decisión del presidente norteamericano de prohibir la entrada a los iraníes en su territorio por un periodo de tres meses.


"La República Islámica de Irán, para defender los derechos de sus ciudadanos y hasta que se solucionen todas las limitaciones insultantes de Estados Unidos contra los nacionales iraníes, aplicará el principio de reciprocidad", informó el ministerio de Exteriores en un comunicado. La medida estará en vigor hasta que Washington levante la prohibición para los ciudadanos iraníes.


Trump firmó una orden para prohibir temporalmente la entrada en Estados Unidos de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana (Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Irán y Yemen), con el fin de impedir la llegada de supuestos terroristas de esas naciones.


En rigor, esta medida formaba parte de una de sus promesas de campaña. "Esto es muy importante", dijo Trump el viernes en el Pentágono después de firmar la orden ejecutiva titulada "Protección de la nación contra la entrada de terroristas extranjeros en Estados Unidos".


El decreto suspende el programa estadounidense de acogida de refugiados durante al menos 120 días, mientras se concreta el futuro sistema de verificación de visas.

  

Los nuevos protocolos "aseguran que los refugiados aprobados para admisión no suponen ninguna amenaza para la seguridad y el bienestar de Estados Unidos", pero vetan específicamente a los refugiados sirios indefinidamente o hasta que el presidente decida que ya no suponen una amenaza.


Las autoridades iraníes expresaron además que "la decisión de las autoridades estadounidenses de prohibir el ingreso a EE.UU. a los musulmanes, a pesar de ser temporal y válido por 3 meses, constituye una clara ofensa al mundo islámico y en especial a Irán". Asimismo, consideraron que ello fomenta "la propagación de la violencia y el extremismo".


"A pesar de su falsa reivindicación de luchar contra el terrorismo y garantizar la seguridad del pueblo estadounidense, este movimiento será registrado en la historia como un gran regalo para los extremistas y sus partidarios", subraya el texto.



Recomienda esta nota: