15/04/2017

El mundo

Afganistán asegura que la bomba de EEUU abatió a 82 yihadistas

Sin embargo, EI negó que se registraran muertos o heridos en sus filas por el ataque en la provincia oriental afgana de Nangarhar.

Hasta 82 presuntos militantes del Estado Islámico murieron en Afganistán luego de que Estados Unidos dejara caer "la madre de todas las bombas", uno de los mayores dispositivos no nucleares que se han detonado en combate, aseguró el Ministerio de Defensa afgano. Sin embargo, la información fue desmentida por los yihadistas.

A través de la agencia de noticias Amaq, EI negó que se registraran muertos o heridos en sus filas por el ataque de EEUU en la provincia oriental afgana de Nangarhar.

En un breve comunicado difundido por internet, la agencia afiliada a los extremistas aseguró que no hubo "ningún muerto ni herido", citando a una fuente no identificada.

El ataque del jueves ocurrió cuando el presidente estadounidense Donald Trump enviaba su primera delegación de alto nivel a Kabul, en medio de la incertidumbre sobre sus planes para los casi 9.000 soldados estadounidenses que permanecen en Afganistán.

Las muertes no se han verificado de forma independiente, pero el portavoz del ministerio Dawlat Waziri dijo que ningún civil sufrió daños por la gran explosión que apuntó a una red de cuevas y túneles del grupo yihadista.

"Ningún civil resultó herido y sólo fue destruida la base desde la que Daesh (Estado Islámico) solía lanzar ataques en otras partes de la provincia", dijo Waziri en un comunicado.

Waziri usó un término árabe para referirse al Estado Islámico, que ha establecido un pequeño bastión en el este de Afganistán y ha lanzado ataques mortales contra la capital, Kabul.

La bomba GBU-43, de 9.797 kilos, fue lanzada desde un avión MC-130 en el distrito de Achin, en la provincia oriental de Nangarhar, fronteriza con Pakistán, dijo el jueves el portavoz del Pentágono, Adam Stump.

El dispositivo, en servicio desde 2003, solo había sido utilizada en pruebas y fue diseñada no sólo para destruir búnkers y túneles, sino como arma psicológica.

Mide 9.170 mm de logitud y 1.029 mm de diámetro, y pesa 9,5 toneladas, de las cuales 8,4 corresponden a explosivos con un radio de acción mayor a 1,5 kilómetros. Su potencia es similar a la de 11 toneladas de trinitrotolueno (TNT).



Recomienda esta nota: