29/04/2017

El mundo

Liberaron a la joven argentina que estaba detenida en Turquía

Jimena Rico y su pareja fueron deportadas a España, tras ser dejadas en libertad por las autoridades turcas.

La joven hispanoargentina María Jimena Rico Montero, que estaba retenida en Estambul, y su pareja Shaza Ismail Ibrahim, fueron liberadas y deportadas a España. Teresa Montero, la mamá de Jimena, informó que ambas chicas llegaron a Barcelona este sábado y se encuentran en buen estado de salud.

Fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Málaga y de la Guardia Civil informaron poco después de esta medianoche de que agentes del instituto armado de Málaga y Barcelona, en colaboración con autoridades españolas en Turquía, habían participado en esta deportación, que inicialmente se anunció que sería a Londres, donde reside María Jimena, de 28 años.

El cónsul de Estambul se personó en la mañana de este viernes en el centro donde estaban retenidas para llevar a cabo los trámites que permitieran su salida del territorio turco, según la familia de María Jimena, que vive en Torrox (Málaga).

Su hermana, María del Valle Rico, aseguró este viernes que cuando pudo hablar con ella le dijo que "quería volver a España" y que eso es lo que deseaba la familia, que previamente pidió ayuda a las autoridades españolas para localizar a María Jimena, de la que no sabían nada desde el pasado lunes.

María y Shaza intentaron volar la semana pasada desde Dubái (Emiratos Ãrabes Unidos), donde residen los padres de la egipcia, a Londres, con escala en Tiflis (Georgia).

Al parecer, el padre de Shaza las había denunciado ante las autoridades de los Emiratos Ãrabes Unidos por su relación homosexual. Cuando querían seguir su viaje a Londres, fueron interceptadas en el aeropuerto de Tiflis por el padre de Shaza, junto a una abogada, para impedir que su hija saliera hacia Georgia.

"El padre de la novia de mi hija les rompió el pasaporte a ambas porque no aprobaba la relación entre ellas", había contado la mamá de la joven argentina.

Sin embargo, las dos mujeres lograron escapar y cruzaron a pie la frontera hacia Turquía y allí tomaron un autobús hasta Samsun, en la costa del Mar Negro, donde la Policía turca les detuvo al entrar sin documentación en el país.

Tras doce horas de arresto fueron puestas en libertad y viajaron en autobús hasta Estambul, donde fueron detenidas de nuevo por la policía turca y llevadas a un centro de deportación.



Recomienda esta nota: