06/05/2017

El mundo

Sumate al desafío: Evitemos la neumonía

Dos vacunas disminuyen los riesgos de contraer Neumonía

En nuestro país los mayores de 65 años son casi 4,5 millones, y se estima que 20 de cada 100 de ellos que contraen neumonía se mueren.
Ampliar (1 fotos)

La neumonía es una infección en los pulmones que provoca síntomas como tos, fiebre, dificultad para respirar, catarro y escalofríos. Entre otras cosas.

“¿Sos nieto? Convencé a tus abuelos; ellos tienen una vida por delante”. Recordales que el otoño avanza, y con él los virus respiratorios.


“¿Sos hijo? Es hora de cuidar a tus padres como ellos lo hacían cuando vos eras chico”. Pensá que la neumonía representa un riesgo importante para la salud de los adultos, y que desde este año, junto con la vacuna contra la gripe, los mayores de 65 tienen asegurada la vacuna antineumocócica gratis.


“¿Sos amigo? Hacele un favor, avisale que debe consultar a su médico. Y si tiene más de 65, ¡que se vacune ya!”. En nuestro país los mayores de 65 años son casi 4,5 millones, y se estima que 20 de cada 100 de ellos que contraen neumonía se mueren...


A darle batalla


La neumonía es una infección en los pulmones que provoca síntomas como tos, fiebre, dificultad para respirar, catarro y escalofríos, pero también frecuencia cardíaca aumentada y expectoración amarilla o con sangre. Puede tratarse de manera ambulatoria, pero también ser grave, requerir internación y hasta ocasionar la muerte. Las causas más frecuentes son el virus de la gripe y una bacteria: el neumococo; ambos se pueden prevenir con vacunas. Y sin embargo, la gente se sigue muriendo. Por eso, desde la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) lanzaron una profunda campaña de información. Y están convencidos de que para proteger a los mayores hacemos falta todos: nietos, hijos, amigos. El lema de la campaña dice “Sumate al desafío: Evitemos la neumonía” y los mensajes del principio son una de sus herramientas.


“Para lograr que la población objetivo se vacune toda la sociedad debe conocer la importancia de las vacunas como herramienta de prevención”, indicó Pablo Bonvehí, coordinador de la Comisión de Vacunas de SADI y presidente de la Comisión Nacional de Inmunizaciones.


“En líneas generales, la gente desconoce que la neumonía puede representar un riesgo importante para la salud de los adultos”, resaltó Gustavo Lopardo, y recordó que las vacunas contra la gripe y el neumococo, causas frecuentes de neumonía, son gratis para mayores de 65 años y para menores de esa edad con condiciones de riesgo (asma, EPOC, diabetes, trasplante, enfermedad cardiovascular y VIH). Embarazadas y obesos deben recibir la antigripal.


“En los grupos de riesgo las complicaciones son más frecuentes, pero contraer neumonía puede ser grave e inclusive poner en riesgo la vida también de personas sanas”, destacó Mónica Herbst, infectóloga del hospital Padilla. “En nuestra experiencia, de la mano de las campañas antigripales la adherencia a los esquemas de vacunación ha crecido mucho”, añadió, pero resaltó que es muy importante que los médicos de cabecera insistan a sus pacientes para que se acerquen a los vacunatorios.


Nueva en el calendario


“La vacunación contra el neumococo consiste en la aplicación de dos vacunas diferentes, lo que denominamos esquema secuencial. Primero, la vacuna conjugada 13-valente y, 12 meses después, la vacuna polisacárida 23-valente”, señaló Bonvehí. Hasta ahora se aplicaba sólo la segunda, que protege de las formas invasivas de la enfermedad neumocócica (bacteremia, meningitis, artritis) y disminuye la gravedad de la neumonía. Pero este año, se sumó la conjugada 13 valente -la misma que se aplica a los chicos-, que refuerza la protección contra las formas invasivas, y además protege del 46% de los diferentes tipos de neumonía (los producido por los serotipos de neumococo que contiene).


Vencer la resistencia


A Herbst le ha pasado -reconoció- tener que luchar contra ciertos temores y fantasías. “Siempre hay pacientes que se resisten a la inmunización. Muchos dicen ‘me vacuno y me enfermo justo después’. “Son mitos que circulan -dijo Bonvehí-. Todos los años la campaña fuerte se hace en la época de circulación de otros virus respiratorios. Entonces, la aplicación de la vacuna puede coincidir con la acción de otros virus respiratorios, pero los síntomas no los provoca la vacuna”.



Recomienda esta nota: