12/08/2017

El mundo

Un muerto Y 19 heridos durante violenta marcha neonazi en EEUU

Un auto arrolló a un grupo de manifestantes en la ciudad de Charlottesville, donde desde el viernes se producen disturbios y enfrentamientos en el marco de una manifestación de supremacistas blancos, que se enfrentaron con agrupaciones de ultraizquierda.
Ampliar (1 fotos)

Las víctimas del ataque son contramifestantes de izquierda y la ciudad se encuentra en emergencia. Foto: CNN En Español

La ciudad de Charlottesville en el estado de Virginia, Estados Unidos, es escenario de fuertes tensiones en las últimas horas por una marcha de supremacistas blancos que se enfrentaron con contramanifestantes de ultraizquierda este sábado, antes de un mítin de extrema derecha, ahora cancelado por las autoridades del estado, que se encuentra en situación de emergencia, informa EuropaPress.


En ese marco, al menos una persona ha muerto y otras 19 han resultado heridas al resultar atropelladas por un coche durante una marcha antifascista. Al menos media docena de peatones sufrieron lesiones, según los primeros datos de la alcaldía.


La Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU) había verificado previamente en su cuenta oficial de Twitter las imágenes del atropello, efectuado según testigos por un auto deportivo plateado que se abrió paso entre los manifestantes a toda velocidad, antes de colisionar contra una camioneta.


Por su parte, al menos una persona ha sido detenida y otras ocho han resultado heridas por los enfrentamientos entre supremacistas blancos y contramanifestantes del movimiento de extrema izquierda "Antifa". Los supremacistas se habían concentrado para protestar contra el derribo de la estatua del general confederado Robert E. Lee y símbolo de la era esclavista del Sur de Estados Unidos, tal y como habían ordenado las autoridades de la ciudad.




"Hasta las 12.30 del mediodía se ha efectuado un único arresto y el personal de emergencia médica ha atendido a ocho heridos durante el evento", ha hecho saber la Policía de la ciudad en su cuenta de Facebook. El ayuntamiento había declarado ilegal el acto antes de su inicio. El Gobierno estatal ha activado el estado de emergencia y ha desplegado un fuerte contingente de cuerpos antidisturbios. La declaración de emergencia ordenada por el gobernador del estado, el demócrata Terry McAuliffe, ha permitido la intervención de las fuerzas antidisturbios para dispersar a los manifestantes, que se han agredido con porras y espray de pimienta entre ellos.


Tras los choques, los supremacistas, acompañados de autoproclamadas "milicias" fuertemente armadas y que dicen, están ahí para impedir nuevos brotes de violencia, intentaron concentrarse en el parque Lee. La Policía de la ciudad se encargó de trazar un perímetro de seguridad en torno a los congregados, que han empezado a cantar "Jódanse, maricones" y "Combatamos contra la Sharia (ley islámica) ahora".


Bajo el lema Unir a la derecha cientos de miembros de la ultraderecha racista americana planeaban en el Parque de la Emancipación para protestar por el plan de retirada de una estatua en homenaje a Robert E. Lee (1807-1870), general del Ejército Confederado durante la Guerra Civil que los extremistas de derecha reivindican como un símbolo histórico del poder blanco sureño que luchó contra los Estados del Norte sin éxito por mantener el sistema de esclavitud de los negros.


Los radicales racistas, incluidos elementos del viejo grupo de extrema derecha Ku Klux Klan, han mostrado banderas confederadas, coreado consignas nazis y se han pertrechado con cascos, escudos y porras. Entre los contramanifestantes destacaba la agrupación antirracista Black Lives Matter (Las vidas negras importan). Las escenas del coche fueron de una violencia notable.


La situación se había comenzado a caldear este viernes por la noche cuando los primeros centenares de manifestantes supremacistas llegados a la ciudad se juntaron en el campus de la Universidad de Virginia, junto a una estatua de Thomas Jefferson, uno de los padres fundadores de EE UU, para lanzar sus primeros cánticos de protesta, con proclamas como “Las vidas de los blancos importan” o “No nos sustituirán”, con un tenebroso desfile en la noche de Charlottesville con antorchas llameantes.




El presidente de Estados Unidos Donald Trump ha llamado a la unidad contra el "odio" exhibido en la protesta supremacista. "Tenemos que estar unidos y condenar todo lo que el odio representa. No hay lugar para esta clase de violencia en América. Unámonos", ha escrito el presidente en su cuenta de Twitter.


El líder republicano de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, se ha mostrado más enérgico a la hora de condenar la manifestación de ultraderecha. "La ideología que alimenta el espectáculo de Charlottesville es repugnante. Espero que solo sirva para unir a los americanos contra esta clase de vil fascismo", ha escrito Ryan en su cuenta de Twitter. Los integrantes del Partido Demócrata también han condenado la violencia y se han referido específicamente al supremacismo blanco como responsable de la misma. "Tenemos que proteger la libre expresión, pero también condenar el odio, la violencia y el supremacismo blanco", ha denunciado el expresidente de EEUU, Bill Clinton. (EuropaPress, El País)



Recomienda esta nota: