05/12/2017

El mundo

Honduras: Policía de élite se declara en huelga contra la represión

El grupo Cobra se acuarteló y manifestó en contra de reprimir a los ciudadanos que protestan tras las irregularidades en las comicios presidenciales de hace 9 días, que aún no han arrojado un ganador.
Ampliar (1 fotos)

Sectores de la fuerza se niegan a ejercitar la violencia contra sus conciudadanos.

En el marco de la crisis política desatada en Honduras el grupo "Cobra" de la policía de ese país expresó su descontento por tener que enfrentar a la población civil durante las protestas. El secretario de Seguridad del país, Julián Pacheco, rechazó la "politización" de la Policía Nacional de Honduras.


Un oficial citado por el periódico La Prensa declaró: "Nosotros no somos máquinas ni robots y no estaremos exponiéndonos a que nos maten en las calles y a reprimir al pueblo. Además, a nuestra familia nadie la está cuidando".


Según ese mismo periódico, agentes de la Policía antimotines y de las fuerzas especiales anunciaron que estarían de "brazos caídos" y no se sumarían a las acciones de control de orden público.


Tras los comicios presidenciales celebrados el pasado 26 de noviembre, manifestantes de la oposición salieron a la calle para protestar por lo que consideran un fraude. El candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla, se perfilaba como favorito tras los primeros recuentos. Sin embargo, tres días después de las votaciones aún no había resultados definitivos y los últimos datos favorecieron inesperadamente al actual presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.


Nasralla denunció presuntas inconsistencias y trampas, como la inclusión de "muertos", pagos de "dinero" y que no "dieron tarjeta de identidad a varias personas". Según Página/12, "la posibilidad de fraude había sido anunciada una y otra vez por observadores y analistas que siguieron los comicios, dentro y fuera del país".


Por su parte, la agencia AFP publicó un informe con testimonios de hondureños sobre las inconsistencias electorales y desde los partidos que conforman la Alianza de Oposición se convocaron movilizaciones en todo el país, sobre todo en Tegucigalpa. Esto produjo protestas reprimidas por la Policía, en las que al menos cinco personas murieron y 20 resultaron heridas, por lo que el Ejecutivo hondureño decretó el estado de excepción y estableció un toque de queda durante 10 días.


El ministro de Seguridad Julián Pacheco aseguró que el motín de los uniformados empezó por el video de un oficial que anunciaba la falta de recursos para honrar las bonificaciones especiales: "Esos pagos están garantizados por la Secretaría de Hacienda", dijo el funcionario, quien llamó a no "politizar" el órgano policial.


"Estamos trabajando para otorgarles un bono aparte del aguinaldo, como recompensa por la tarea que han venido desarrollando en estos últimos quince días", dijo Pacheco, citado por El Heraldo. La sublevación se presentó en el Cuartel de Comando de Operaciones Especiales (Cobras), donde están activos más de 300 oficiales, pero medios aseguran que no todos participan en la protesta.


Además de expresar su "malestar" ante la crisis política en el país, la Policía Nacional dejó en claro que el cese de sus actividades va más allá del incumplimiento salarial que han sufrido. A través de un comunicado oficial, los uniformados aseguraron que no están dispuestos a "confrontar" y a "reprimir" los derechos del pueblo, y por tanto, solicitan a los "mandos intermedios" tomar las riendas de la institución por la "inoperancias de nuestros superiores".


Ratificando que "el pueblo es soberano y a ellos nos debemos", los funcionarios exigen que les sean garantizados sus derechos, como el de la libre expresión, y subrayan que su posición no se debe a "ideales políticos ni demandas laborales", sino a la "inconformidad" por los hechos que han venido sucediendo.


"Abogamos a que se recupere la paz y tranquilidad para nuestro pueblo lo más pronto posible", puntualiza el documento.


Julio Raudales, presidente del Colegio de Economistas de Honduras, aseguró que una de las maneras de salir de la crisis que dejó la elección presidencial es que el Tribunal Electoral del país declare ganador a la oposición pues el presidente actual no cuenta con credibilidad para seguir al frente del gobierno, según reproduce CNN En Español.


Raudales, vicerrector de la Universidad Nacional Autónoma, dijo que la legislación electoral hondureña no contempla que se tenga que repetir las elecciones y la única opción para el empate técnico de los comicios del 26 de noviembre sería un nuevo conteo de votos más minucioso. (RT, CNN En Español)




Recomienda esta nota: