09/01/2018

El mundo

Las farmacias de Punta del Este no venden marihuana por temor a perder clientes

Sólo una farmacia, en Maldonado, vende cannabis para uso recreativo. Los únicos que pueden comprarla son uruguayos que se hayan anotado en el Correo; muchos turistas argentinos preguntan, pero no pueden hacerlo; los 5 gramos cuestan 166 pesos.

Desde julio del año pasado, las farmacias uruguayas pueden vender marihuana con fines recreativos. Sin embargo, poco locales adhirieron a la medida. En Punta del Este, ninguna farmacia vende cannabis, y en todo el departamento de Maldonado, sólo una.

La farmacia se llama La Cabina y queda, irónicamente, en el pequeño balneario de Las Flores, sobre la ruta 10, a 45 kilómetros de Punta del Este por la ruta interbalnearia. Resulta difícil llegar al lugar para alguien que no conoce la zona.

En algunas farmacias aluden no vender marihuana "por miedo a tener problemas" o que "no venden droga" y que la marihuana "se la fuman toda los milicos".

En una pequeña localidad balnearia llamada Las Toscas, hay una farmacia que si comercia el producto: "Lo vendo porque es un producto más de la farmacia, viene mucha gente, muchos turistas argentinos a preguntar, pero sólo le puedo vender a uruguayos", afirmó Carlos, dueño del negocio. La farmacia luce como cualquier otra, ya que no pueden hacer publicidad del cannabis.

En La Cabina, donde funciona también la herboristería Madre Tierra, la dueña de la farmacia explicó por qué decidió convertirse en la única proveedora oficial de marihuana de Maldonado, aunque en ese momento también se había quedado "sin stock".

"Yo lo vendo como cualquier otro producto", aseguró la farmacéutica, que contó que habló con el gremio que nuclea a las farmacias del interior de Uruguay para averiguar por qué sus colegas decidían no vender cannabis. "Muchos clientes amenazaron con no volver a comprar ningún producto si sumaban la marihuana", fue la respuesta.

La forma de avisar que llegó la marihuana es ingeniosa: la foto del perfil de Facebook de la farmacia es verde, mientras que cuando se agota está en rojo.

La venta sólo puede realizarse a uruguayos que se hayan registrado en las oficinas del Correo. Para preservar su anonimato, los compradores no deben decir su nombre ni presentar ningún documento, solo colocar su dedo pulgar en un dispositivo como si ficharan para entrar al trabajo.

El día que llegan los cuatro kilos de marihuana autorizados (producidos por dos empresas privadas que ganaron una licitación del Estado) se genera una larga cola de compradores, que vienen de Maldonado y Rocha. El precio es de 187 pesos uruguayos (123 argentinos) el paquetito de 5 gramos y se pueden comprar hasta 10 gramos por semana.

La farmacéutica también desmiente la versión de que la marihuana oficial "no pega" ya que si no, señala, no habría tanta demanda. Para aprovechar la movida, en el local se venden pipas, sedas e imanes para la heladera con la bandera uruguaya intervenida con una hoja de marihuana.


Recomienda esta nota: