09/01/2018

Argentina

Ritual satánico: Hallan dos niños descuartizados en Brasil y el sospechoso es argentino

Las víctimas eran un nene de entre 8 y 9 años y una nena de entre 10 y 12. Aún no pudieron ser identificados pero serían argentinos. Fueron abusados, atados en pedestales y decapitados.
Rito satánico en Brasil: buscan a un argentino como sospechoso del asesinato de dos nenes
Las víctimas fueron abusadas, atadas en pedestales y decapitadas, indicó la Policía de Novo Hamburgo. El acusado se encuentra prófugo.
Publicada: 9/01/2018 - 18:30 hs.
La investigación por el crimen de dos nenes durante un "ritual macabro" el año pasado en Brasil suma un nuevo capítulo. Un argentino es buscado como uno de los sospechosos del asesinato de los chicos que fueron encontrados descuartizados en las afueras de la ciudad de Porto Alegre, en el estado Río Grande Do Sul.
Leé también Descuartizaron en un rito satánico a dos nenes en Brasil y serían argentinos
Según la prensa local, el descubrimiento de los cuerpos desmembrados ocurrió el 4 de septiembre de 2017, dentro de bolsas plásticas y cajas de cartón. Fue en el barrio Lomba Grande de Novo Hamburgo, en el Valle del Sinos, en las afueras de dicha ciudad del sur de Brasil. Tres días después, los investigadores determinaron que las víctimas eran un nene de entre 8 y 9 años y una nena de entre 10 y 12, quienes aún no pudieron ser identificados.Fueron abusados, atados en pedestales y decapitados
Fabio Motta Lopes, director del Departamento de la Policía Metropolitana (DPM) de Porto Alegre, dijo en las últimas horas a Radio Gaúcha que en un primer momento se creyó que las víctimas podían ser brasileñas. Sin embargo, con el tiempo la investigación se inclinó por la hipótesis de que eran extranjeros.
Para el jefe policial, todavía es prematuro señalar que las víctimas podrían ser de Corrientes o Misiones. Foto: SBT
Para el jefe policial, todavía es prematuro señalar que las víctimas podrían ser de Corrientes o Misiones. Foto: SBT
En ese sentido, el jefe policial indicó que "hay elementos" que apuntan a que los nenes son argentinos aunque aclaró que es "prematuro" afirmar que las víctimas podían ser oriundas de las provincias de Corrientes o Misiones.
Asimismo, Motta Lopes afirmó que uno de los tres sospechosos que son buscados por la DPM es argentino y sería "discípulo" del "Brujo", el principal acusado de los cuatro detenidos que ya hay por el caso. Además, el jefe policial señaló que el argentino -cuya identidad no brindó- también vivió durante un tiempo en Novo Hamburgo.
El argentino prófugo es señalado como un discípulo del 
El argentino prófugo es señalado como un discípulo del "Brujo", el supuesto jefe de la secta que hacía rituales satánicos en Brasil.
Por su parte, el juez de Ejecuciones Criminales Regional de Novo Hamburgo, Carlos Fernando Noschang Júnior, dictó la semana pasada las prisiones temporarias de los cuatro detenidos. El propio magistrado señaló que "había mucha prueba" documentada en el expediente que él recibió el 21 de diciembre a partir de un trabajo de los investigadores policiales durante más de cuatro meses.
Además, contó que a partir de las testimoniales se llegó a un local llamado "Templo de Lucifer" donde, al parecer, el "Brujo" se contactaba con los otros sospechosos, entre ellos, un empresario local que está detenido. Cuando estaban todos reunidos cometían los escalofriantes "sacrificios".
Luego, el magistrado señaló que las sospechas de que las víctimas eran argentinas se debe a que las fuerzas federales de Brasil no reportaron la desaparición de dos niños en el tiempo investigado.

Un macabro ritual satánico conmociona en las últimas horas tanto a nuestro país como a Brasil. Dos niños argentinos sufrieron la peor de las torturas hasta ser asesinados en el país vecino. Los investigadores están en búsqueda de un sospechoso, también argentino.

Según la prensa local, el descubrimiento de los cuerpos desmembrados ocurrió el 4 de septiembre de 2017, dentro de bolsas plásticas y cajas de cartón en las afueras de la ciudad de Porto Alegre, en el estado Río Grande Do Sul.

Fue en el barrio Lomba Grande de Novo Hamburgo, en el Valle del Sinos, en las afueras de dicha ciudad del sur de Brasil. Tres días después, los investigadores determinaron que las víctimas eran un nene de entre 8 y 9 años y una nena de entre 10 y 12, quienes aún no pudieron ser identificados. Fueron abusados, atados en pedestales y decapitados.

Fabio Motta Lopes, director del Departamento de la Policía Metropolitana (DPM) de Porto Alegre, dijo en las últimas horas a Radio Gaúcha que en un primer momento se creyó que las víctimas podían ser brasileñas. Sin embargo, con el tiempo la investigación se inclinó por la hipótesis de que eran extranjeros.

En ese sentido, el jefe policial indicó que "hay elementos" que apuntan a que los nenes son argentinos aunque aclaró que es "prematuro" afirmar que las víctimas podían ser oriundas de las provincias de Corrientes o Misiones.

Asimismo, Motta Lopes afirmó que uno de los tres sospechosos que son buscados por la DPM es argentino y sería "discípulo" del "Brujo", el principal acusado de los cuatro detenidos que ya hay por el caso. Además, el jefe policial señaló que el argentino -cuya identidad no brindó- también vivió durante un tiempo en Novo Hamburgo.

Por su parte, el juez de Ejecuciones Criminales Regional de Novo Hamburgo, Carlos Fernando Noschang Júnior, dictó la semana pasada las prisiones temporarias de los cuatro detenidos. El propio magistrado señaló que "había mucha prueba" documentada en el expediente que él recibió el 21 de diciembre a partir de un trabajo de los investigadores policiales durante más de cuatro meses.

Además, contó que a partir de las testimoniales se llegó a un local llamado "Templo de Lucifer" donde, al parecer, el "Brujo" se contactaba con los otros sospechosos, entre ellos, un empresario local que está detenido. Cuando estaban todos reunidos cometían los escalofriantes "sacrificios", que incluían abusos sexuales, cortes en todo el cuerpo, desmembramientos, decapitación y canibalismo.

Luego, el magistrado señaló que las sospechas de que las víctimas eran argentinas se debe a que las fuerzas federales de Brasil no reportaron la desaparición de dos niños en el tiempo investigado.


Recomienda esta nota: