15/05/2018

El mundo

Kellogg’s deja Venezuela y Maduro expropia sus instalaciones

La compañía fabricante de alimentos y cereales norteamericana decidió cesar sus actividades en el país argumentando el deterioro de la situación económica. El Gobierno tomó sus plantas, en las que trabajaban unos 400 operarios.
Ampliar (1 fotos)

La multinacional prometió regresar cuando la situación mejore.

Después más de 50 años en Venezuela, la empresa Alimentos Kellogg’s cerró operaciones en el país este martes. Una comunicación pegada en la puerta de la planta ubicada en la ciudad de Maracay, en el centro del país, en la que indica que se ha visto forzada a cesar sus operaciones en el país, explicaba a los trabajadores que su liquidación y todos los compromisos laborales habían sido honrados en la quincena que cobraron hoy.


La medida tomó por sorpresa a los 400 empleados que amanecieron en las instalaciones donde se fabricaba el icónico cereal Corn Flakes, y encontraron las puertas cerradas. La marca estadounidense, con un siglo de presencia en casi todo el mundo, se suma así a las miles de empresas que han cerrado en Venezuela en los últimos años. La empresa ya había reducido su producción y algunas marcas ya habían desaparecido.


“El deterioro de la situación económica y social en el país ha obligado a que la compañía detenga sus operaciones y salga”, explican en otro comunicado en el que aclaran que queda suspendida la distribución y comercialización de sus productos en todo el país.




El gobierno venezolano acordó este mismo martes la entrega de la planta de la filial local de la compañía estadounidense a los trabajadores. La paralización de la empresa de alimentos y la liquidación de los empleados fue rechazada por el presidente Nicolás Maduro, que consideró el hecho como “absolutamente inconstitucional e ilegal” y anunció durante un acto de campaña en el estado costero de Carabobo que la planta fue entregada a los trabajadores para que mantengan la producción.


Maduro dijo que la paralización fue acordada por la empresa a cinco días de las elecciones presidenciales porque “creen que el pueblo se va a asustar”. El mandatario indicó que el gobierno iniciará acciones judiciales para solicitar la captura internacional de los dueños y accionistas de Kellogg’s para que “paguen en los tribunales”, pero no ofreció detalles.


Los directivos de la empresa no han acudido a la empresa. Se repite la situación de otras multinacionales como la estadounidense Kimberly&Clark, empresa de productos de cuidado personal que cerró operaciones en el país en 2016 y su fábrica fue confiscada por el gobierno, que ahora está sometido a otra demanda ante el CIADI por esta expropiación. Lo mismo sucedió con Clorox, intervenida por el gobierno de Maduro en 2014 para mantener los puestos de trabajo, cuya producción ha venido en picada. (El País; AP)


Recomienda esta nota: