15/05/2018

El mundo

El Parlament catalán eligió al nuevo presidente de la Generalitat

Se trata del diputado de JxCat Quim Torra, defensor del proceso independentista y quien ha dicho que gobernará de manera provisoria hasta el regreso de Puigdemont. Acusaciones de xenofobia.
Ampliar (1 fotos)

Torra se dispone a continuar el proceso inciado con Puigdemont.

El Parlament ha investido este lunes al diputado de JxCat Quim Torra como 131 presidente de la Generalitat, con los 66 apoyos de JxCat y de ERC, las 4 abstenciones de la CUP, y los 65 votos en contra de Cs, PSC, comuns y PP.


El presidente del Parlament, Roger Torrent, deberá comunicarlo al Rey para que proceda al nombramiento formal: la ley fija que, en un máximo de cinco días tras el nombramiento, el nuevo presidente tome posesión.

 

Con la toma de posesión, Cataluña volverá a tener un presidente de la Generalitat, cargo vacante desde el 27 de octubre de 2017, cuando el Gobierno central cesó a todo el Govern en aplicación del artículo 155 de la Constitución, que entró en vigor después de que el Parlament proclamara la República ese mismo día.


El Gobierno central ha avisado de que solo levantará la aplicación del 155 si las primeras acciones del nuevo Govern se enmarcan dentro de la legalidad. Durante el debate de investidura, Torra ha expresado su determinación en seguir apostando por hacer de Cataluña "un Estado independiente en forma de república".


Ya en su primer discurso ante el Parlament tras ser elegido, ha prometido que luchará para que el expresidente Carles Puigdemont sea investido de nuevo porque le considera el presidente legítimo de Catalunya, y ha concluido: "Visca Catalunya lliure --'Viva Catalunya libre'--".


El ahora presidente, que como otros impulsores del independentismo viene del mundo editorial y periodístico y dirigió la asociación nacionalista Òmnium, ha dicho que ocupará el cargo provisionalmente, hasta el regreso del presidente “legítimo” Carles Puigdemont.


El presidente borró algunos tuits abiertamente xenófobos: en ellos los españoles hacían cosas malas —como expoliar y ocupar— y no hacían cosas buenas —como ducharse—. Pidió disculpas a quien se hubiera podido sentir ofendido, según publica el New York Times en español. (europapress; nytimes.com)


Recomienda esta nota: