28/05/2018

Culturas

La Unión Europea aprobó un nuevo reglamento de protección de datos

La reglamentación puesta en marcha cambia la manera en la que las compañías utilizan la información personal de sus clientes.
Ampliar (1 fotos)

La Unión Europea reglamentó la ley sancionada en 2016.

La Unión Europea aprobó un nuevo reglamento de protección de datos, conocido como GDPR (General Data Protection Regulation), con el objetivo de aumentar la seguridad de los datos de los usuarios de Internet en una era en el que el almacenamiento de información sensible por parte de las firmas de tecnología es cada vez más cuestionado.

La medida hizo su debut recién el pasado viernes 25 de mayo, y lo más importante es que afectó a todos los usuarios de Internet del mundo, ya que cualquier empresa que almacena o procesa datos de ciudadanos europeos debe cumplir con las normativas de la GDPR. Independientemente de donde se encuentren sus oficinas o en que lugar del mundo realice el procesamiento de datos, es obligatorio cumplir con este reglamento si se quiere operar en Europa.

Los motivos para cumplir a rajatabla con esta normativa son, fundamentalmente, económicos, ya que las firmas que incumplan con la GDPR pueden llegar a recibir multas de hasta 20 millones de euros o equivalentes al 4% de su facturación anual.

Respecto a los beneficios para los usuarios, la nueva normativa establece, entre otras cosas, que los términos de uso y la política de privacidad de los servicios deben estar redactados de forma más clara y sencilla, y se podrá pedir a una empresa que confirme si los datos que uno a ingresado son analizados, donde y con qué propósito; incluso, se puede pedir una copia gratuita de estos datos. Por otro lado, el usuario puede pedir que se borren todos sus datos, un proceso que debe ser realizado de forma sencilla; estos datos son portables, por lo que, si un usuario cambia de proveedor, puede retirar su información y llevarla a otra compañía. En cuestiones de seguridad, en caso de que haya alguna brecha, la empresa afectada deberá informar a sus usuarios sobre lo sucedido en menos de 72 horas desde el descubrimiento de la falla.

La GDPR significa un verdadero avance en la protección de los datos de los usuarios, aunque está lejos de ser la solución definitiva para este problema. Aún así, funciona como un verdadero llamado de atención para empresas como Facebook o Google, que en los últimos meses han estado en el ojo de la tormenta por el uso que hacen de los datos de sus usuarios.

La puesta en marcha de la reglamentación ha obligado además a muchas firmas de internet a dar aviso a sus usuarios sobre sus políticas de manejo de datos e, incluso, a solicitar su consentimiento para continuar recolectando información. Esta masiva catarata de mails recibidos en la última semana funciona además como una manera de poner al tanto a los internautas de la ingente cantidad de plataformas que poseen datos sensibles, muchas veces sin que uno esté al tanto de ello. (redusers.com)


Recomienda esta nota: