15/03/2019

El mundo

Nueva Zelanda

Un terrorista mató a 49 personas y transmitió todo en vivo por Facebook

El atacante provocó dos tiroteos en dos mezquitas de la ciudad de Christchurch. Ya fue detenido junto con otros tres cómplices.

Un terrorista atacó dos mezquitas en Nueva Zelanda y transmitió todo en vivo a través de Facebook Live. Según las primeras informaciones murieron 49 personas y alrededor de 50 resultaron heridas.

El atacante estaba armado con una ametralladora semiautomática, el ataque se dio en la ciudad neocelandesa de Christchurch este viernes en plena hora de las oraciones musulmanas. 

El comisionado de la Policía neozelandesa, Mike Bush, confirmó en una comparecencia retransmitida en directo desde Wellington que la alerta continúa en su nivel máximo en todo el país debido a los ataques, calificados de "terroristas".

Un total de 41 víctimas murieron en el ataque en la mezquita Al Noor, mientras que otros 7 en la de Linwood. Una persona fue declarada muerta en el hospital. Además fueron atendidas 48 personas con heridas en diversos centros de salud.

"Una persona, un hombre de algo menos de 30 años, ha sido acusado por asesinato y será presentado ante un tribunal de Christchurch mañana [sábado] por la mañana" dijo Bush. La policía afirmó además que ya no busca a más sospechosos.

De los otros tres detenidos, Bush indicó que dos de ellos estaban en posesión de armas y se investiga su implicación en el suceso mientras que la cuarta persona no tenía ninguna relación con el caso y ha sido puesta en libertad.

Además, la policía realiza allanamientos en una casa de la calle Sommerville, en el vecindario de Dunedin, área que fue cercada y en la que se presume que vivía Brenton Tarrant, acusado del sangriento ataque.

Esta persona es la que transmitió por Facebook Live la matanza que él mismo perpetró en la mezquita de Al Noor, un video de 17 minutos en el que masacra a los feligreses que asistían al templo para rezar.

 

Los ataques se produjeron a primera hora de la tarde en las dos mezquitas situadas en el centro de Christchurch, la mayor ciudad de la Isla Sur del país.

"Está claro que esto solo se puede describir como un ataque terrorista (…) Por lo que sabemos parece que estaba bien planeado", indicó la primera ministra Jacinda Ardern. "Se encontraron dos artefactos explosivos en vehículos sospechosos y fueron desactivados", añadió.

La primera ministra calificó el ataque de "extrema ideología y extrema violencia" y señaló que no tiene "precedentes" en Nueva Zelanda, un país que describió como diverso y abierto.

La primera ministra afirmó que los detenidos están siendo interrogados por la policía, al tiempo que precisó que los sospechosos no estaban fichados y estaban "fuera del radar" de los servicios de inteligencia.

Las mezquitas de Christchurch estaban repletas por la sesión vespertina de oraciones, cuando comenzaron los disparos. Un portavoz de la comunidad musulmana, Mustafa Farouk, indicó que en una de las mezquitas había reunidas entre 300 y 500 personas, según Radio New Zealand.

 

Toda la Isla Sur de Nueva Zelanda fue quedó bloqueada durante unas horas para operaciones policiales de búsqueda.

En el ataque que fue retransmitido en directo a través de las redes sociales por uno de los asaltantes, Tarrant aparece con ropa militar dentro del centro de culto disparando a bocajarro a varias personas con un arma automática de la que cambió el cargador al menos dos veces.

El hombre fue identificado como Brenton Tarrant, un ciudadano australiano de 28 años que además de filmarse, publicó un "manifiesto" en el que explicaba los motivos racistas del ataque e incluiría calificativos peyorativos contra los musulmanes.

Nueva Zelanda, un país que sólo ha tenido un puñado de tiroteos masivos en su historia, vive uno de sus "días más oscuros", dijo en la primera reacción tras el ataque Ardern.

"Lo que ha ocurrido en Christchurch es un acto extraordinario de violencia sin precedentes. No tiene lugar en Nueva Zelanda. Muchos de los afectados serán miembros de nuestras comunidades migrantes; Nueva Zelanda es su hogar, somos nosotros", dijo.

 

 

Inclusive el líder de la oposición neozelandesa, Simon Bridges, expresó públicamente su "apoyo a la comunidad islámica" del país. "Nadie en ese país debería vivir con miedo, no importa su raza o religión", apuntó.

En la mezquita de Masjid al Noor, en el centro de Christchurch, un inmigrante palestino que no quiso ser identificado, dijo que vio un hombre ser baleado en la cabeza.

El testigo Len Peneha aseguró que vio a un hombre vestido de negro ingresar a la mezquita Masjid Al Norr y posteriormente escuchó decenas de disparos, seguidos de personas que salen aterrorizadas del lugar.

"Vi muertos por todos lados. Había tres en el pasillo, en la puerta de entrada y dentro de la mezquita", comentó. "Es algo increíble. No entiendo cómo es que alguien pudo hacerles esto a estas personas, a cualquiera; es ridículo".

Según otro testigo, el asaltante llevaba casco, gafas y chaqueta militar, y utilizó un arma automática con la que realizó una veintena de disparos.

En una de las mezquitas se encontraba el equipo completo de cricket de Bangladesh, pero los jugadores lograron huir a través de un parque aledaño al edificio.

El comisario Bush confirmó que cuatro sospechosos se encontraban bajo custodia policial. Además, indicó que la policía halló varios artefactos explosivos en autos ubicados cerca de los lugares del tiroteo. "Esto habla de la gravedad de lo ocurrido", afirmó.

En un mensaje, el Primer Ministro de Australia, Scott Morrison, dijo que se sentía "horrorizado por las informaciones" sobre los tiroteos. (infobae.com / AFP, AP y EFE)

 


Recomienda esta nota: