11/04/2019

El mundo

GOLPE DE ESTADO

El ejército derrocó al presidente de Sudán

Tras varios meses de protestas en su contra, Omar al-Bashir, fue depuesto y detenido por las milicias, que tomaron el control del gobierno en el país africano.
Ampliar (1 fotos)

Luego de 30 años en el poder, Omar Al Bashir dimitió este jueves.

El ejército en Sudán derrocó y arrestó al presidente Omar al-Bashir, además de anunciar que se hará cargo del país durante los dos próximos años después de casi cuatro meses de protestas contra su gobierno, informó el ministro de Defensa.

El jefe del Estado Mayor de Sudán, Awad Mohammed Ibn Ouf dio el mensaje a través de la televisión estatal, vestido con uniforme militar. Dijo que al cabo de los dos años se llevarán a cabo “elecciones libres y justas”.

Agregó que los siguientes tres meses permanecerá declarado un estado de emergencia y que el ejército también suspendió la Constitución, cerró fronteras y el espacio aéreo. Ouf también dijo que el gobierno y la presidencia quedaron disueltos, además de imponer un toque de queda nocturno.

Antes del anuncio, miles de sudaneses marcharon hacia el centro de la capital del país, Jartum, entre canciones y bailes, después de que, según dos fuentes de alto nivel, el ejército forzara la renuncia de Al-Bashir, tras 30 años en el poder.


Las protestas comenzaron en diciembre con marchas contra la crisis económica, pero no tardaron en ampliarse para incluir peticiones de que se pusiera fin al gobierno de Al-Bashir. Ganaron inercia la semana pasada tras la renuncia de Buteflika. Al-Bashir, quien es un paria en muchos países, es buscado por la Corte Penal Internacional por las atrocidades cometidas en Darfur.

Testigos en Jartum contaron que había soldados custodiando instalaciones y puntos clave de la ciudad desde la mañana. En las calles y en las inmediaciones de los puentes sobre el río Nilo había vehículos militares blindados y tanques estacionados, señalaron, además de en las inmediaciones del cuartel general del ejército, donde miles de personas esperaban ansiosas alguna declaración de los militares. Los testigos hablaron bajo condición de anonimato por temor a represalias.

Miles de manifestantes, entre los que había mujeres con hijos, llegaban a la sede militar el jueves aplaudiendo y ululando, y muchos hacían el signo de la victoria. También había reportes no confirmados sobre el cierre del aeropuerto de la capital sudanesa.

Antes del esperado anuncio del ejército, la radio sudanesa emitió marchas militares y música patriótica. La televisora estatal interrumpió su programación habitual para emitir únicamente el breve anuncio de que habría un "importante comunicado de las fuerzas armadas pronto, esperen”. (milenio.com)




Recomienda esta nota: