23/06/2019

El mundo

Perú se abre a la regulación de los juegos y las apuestas deportivas por Internet

Perú se abre a la regulación de los juegos y las apuestas deportivas por Internet | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Perú avanza en la regulación de las apuestas por internet.

Todos los países van adaptando su marco legal en relación con el nuevo campo de los juegos de azar interactivos. En todas las naciones ya se contaba con una legislación en la que se englobaban todos los casinos y establecimiento físicos donde se practica esta actividad de ocio. Pero en la actualidad, se debe dar un giro más a esa normativa e incluso promover una nueva que englobe todas los juegos y apuestas deportivas por internet. Por ello, reuniones como la Cumbre Iberoamericana de Juego ponen a las claras esa necesidad de que todos los representantes nacionales lleven a cabo estas actuaciones en sus territorios.

Uno de los ponentes más activos debido a la reciente celebración del Gaming Show dentro de sus fronteras fue Perú a través del titular de Micentur, Manuel San Román. Incidiendo en todas estas necesidades legislativas, marcando la pauta y el ritmo de cómo se llevarán a buen puerto todas estas actuaciones necesarias para el correcto funcionamiento de un ámbito económico de tanta expansión como es el de las apuestas interactivas, ya sean deportivas o de otra índole.

Según los expertos de JackpotCity, “en los próximos años Latinoamérica será uno de los mercados emergentes, por este motivo deberá adaptar la regulación de los juegos en línea a los estándares internacionales”.

Perú englobaba hasta el momento cada actividad del juego de manera independiente. Concebía legislativamente cada establecimiento como un ente separado según se especializaran en tragamonedas, póker u otro tipo de juego. Por ello, Manuel San Román postula que “el tema del canal significa que puedes entrar a una sala y podrías pasar de apuestas deportivas al tragamonedas y del tragamonedas al casino con una billetera única, de tal manera que el administrado tuviese un control de todo su dinero”. La eliminación de trámites burocráticos en cualquier actividad económica ayuda a ésta a prosperar en el país en cuestión, en este caso Perú. “Para operar un casino necesitas una autorización; para operar tragamonedas necesitas otra autorización, por lo tanto si se operan casino y tragamonedas se necesitan ya dos autorizaciones. Y pasará lo mismo con juegos por Internet. Es posible tener un solo canal, una sola cuenta siempre y cuando tengas el control total de cuál es el origen y el destino del dinero”, añade el titular de Micentur sobre este tema.

Perú debe basarse en la experiencia de otros países o ciudades a la hora de fijar su marco legal del juego. Tomando estos ejemplos, se debe recoger lo que funciona en cada lugar e implantarlo de la misma manera, además de cambiar o mejorar aquello que no se lleva al término que se esperaba en esos lugares. Para San Román, Madrid es un buen espejo en el que se debe mirar Perú y afirma que “la experiencia de ellos a nosotros nos sirve para efectuar una regulación tratando de cubrir estos errores. Pero a la larga lo que ha pasado es que han ido subsanando los errores con el tiempo. Por ejemplo, un impuesto alto no sirvió como un incentivo correcto, porque no se logra que las empresas vengan y se formalicen. Se tiene que poner un impuesto razonable”.

Partiendo del postulado que regular y tener controlado el juego online es mucho más difícil que presencial, el responsable de Micentur apostilla que "nuestras normas de juegos por Internet y apuestas deportivas nacen de un decreto legislativo que busca controlar el origen y el destino del dinero, por tanto, la identificación de las personas es muy importante y en nuestra regulación tratamos de que no haya jugadas anónimas, que esencialmente haya control a partir de una cantidad de dinero. Si las apuestas son, por ejemplo, de dos dólares, no vamos a controlar porque nadie va a lavar dinero de un dólar. Pero a partir de una cantidad determinada, sí vamos controlar de dónde viene el dinero y pedir declaraciones juradas".



Recomienda esta nota: