09/10/2019

El mundo

ataque

Trágico Yom Kippur en Alemania: al menos dos muertos en una sinagoga

Uno de los presuntos autores fue capturado. También se reportaron ataques contra un cementerio judío durante la jornada de la celebración.
Ampliar (1 fotos)

Trágico Yom Kippur en Alemania: al menos dos muertos en una sinagoga

Al menos dos personas fueron asesinadas este miércoles en plena calle en la ciudad alemana de Halle, en el centro de Alemania, en un tiroteo perpetrados por varios agresores y ocurrido frente a una sinagoga y un restaurante turco. Uno de los presuntos autores fue capturado y hay también dos heridos, anunció la policía local.

“Dos personas murieron en Halle, según los primeros datos disponibles. Hubo varios disparos. Los presuntos autores se dieron a la fuga en un vehículo” anunció la policía en Twitter, que pidió a los “habitantes que permanezcan en sus casas”. Dos personas fueron en tanto llevadas al hospital con heridas de bala, si que se conozca la gravedad de su estado.

Todo el barrio fue acordonado y se cerró la estación central de trenes de la ciudad, ubicada en el estado de Sajonia-Anhalt.

El hecho ocurrió al mediodía y poco después se supo que un segundo tiroteo había tenido lugar en la ciudad de Landsberg, a 15 kilómetros de Halle y también en Sajonia-Anhalt, de acuerdo a la revista Focus. No estaba claro si se trataba de él o los mismos agresores, pero sí se reportó un herido en este hecho.

Tras el tiroteo en Landsberg, las autoridades de esta ciudad indicaron que los agresores habían vuelto a huir en un auto robado y que podrían haber tomado la carretera B91 en dirección a Múnich, en Bavaria. Sin embargo, el foco del operativo de las fuerzas de seguridad permanecía en Landsberg.

La policía explicó que una persona había sido detenida, sin dar más detalles sobre la cantidad de agresores involucrados.

Según el diario Bild, el tiroteo en Halle tuvo lugar delante de una sinagoga durante la la celebración del Yom Kippur, el día más sagrado del judaísmo, e igualmente se lanzó una granada contra un cementerio judío cercano, aunque estas informaciones no fueron confirmadas por la policía.

Poco después, el líder de la comunidad judía de Halle informó que la sinagoga fue efectivamente blanco del ataque, de acuerdo a AFP.

Además, un testigo aseguró que los disparos tuvieron también por objetivo un restaurante turco ubicado a 600 metros de la sinagoga.

“Uno de los agresores llevaba un casco y ropa militar”, dijo el hombre identificado como Konrad Roesler a la cadena NTV. “Lanzó una granada que estalló en la puerta del restaurante”, agregó, antes de explicar que se encerró en el baño del local para escapar del agresor.

Un video surgido en redes sociales muestra al hombre descendiendo de su auto vestido con ropa militar negra, chaleco antibalas y casco. Luego comienza a disparar lo que parece ser un lanzagranadas.

La fiscalía anti terrorista se hizo cargo de la investigación, señaló AFP, y poco después informó que la evidencia indicaría se trata de una agresión perpretrada por extremistas de ultraderecha, que profesan tanto el antisemitismo como la islamofobia

Sajonia-Anhalt, un estado de la extinta República Democrática de Alemania, es una de las regiones más pobres del país y en los últimos años se ha convertido, al igual que otros territorios en el este, en bastión de la ultraderecha. En las últimas elecciones locales el partido radical Alternativa para Alemania (AfD) se convirtió en la segunda fuerza al alcanzar el 24% de los votos.

Al respecto Alice Weidel, líder del bloque de AfD en el parlamento alemán, dijo en su cuenta de Twitter que “sus pensamientos estaban con las víctimas y sus familias”. “Espero que la policía pronto atrape a los o el perpetrador sin que nadie más resulte herido”, expresó la política, vista como la más moderada en la fuerza radical.

Mientras que Dietmar Bartsch, del partido del izquierda Die Linke, calificó al ataque de “repugnante” y pidió que el antisemitismo “no tenga ni un milímetro de espacio en nuestra sociedad".

La violencia de los fanáticos de ultraderecha ha venido en ascenso en los últimos tiempos en Alemania. Hace tres meses el político Walter Luebcke fue asesinado en la ciudad de Kassel, en Hesse, por un militante neonazi.

Sólo en 2018 la policía requisó 1.091 armas de fuegos y numerosos explosivos en redadas contra militantes extremistas de derecha, según ha reportado el ministro del Interior Horst Seehofer.

Al mismo tiempo, Alemania se mantiene en alerta ante posibles ataques de células yihadistas, especialmente aquellas vinculadas al Estado Islámico (ISIS, en inglés), las cual han realizado numerosos atentados en el país en los últimos años.


Recomienda esta nota: