09/10/2019

El mundo

Hay más de 500 detenidos en Londres en protestas contra el cambio climático

El grupo Extinction Rebellion mantiene sus manifestaciones diarias en el centro de la ciudad para exigir medidas que reduzcan las emisiones de carbono.
Ampliar (1 fotos)

Hay más de 500 detenidos en Londres en protestas contra el cambio climático

La Policía británica puso en marcha una serie de medidas contra los activistas medioambientales del grupo Extinction Rebellion y acotó la zona de Londres en la que estos pueden manifestarse, luego de que 531 de ellos fueran detenidos en los últimos días.

Los agentes han señalado que aquellos manifestantes que “deseen continuar con las protestas tienen que ir a la plaza de Trafalgar y reunirse únicamente en las zonas colindantes peatonalizadas”.

En este sentido, la Policía Metropolitana de Londres ha señalado que la medida ha sido impuesta "para prevenir que las manifestaciones afecten seriamente a la comunidad" después de que el tráfico se viera golpeado en el centro de la capital durante el primer día de protestas.

“Todos aquellos que no cumplan con esto podrán ser detenidos e imputados”, advirtió la Policía en un comunicado. El número de detenidos era de 212 el lunes, mientras que el martes la cifra alcanzó las 531 personas.

Extinction Rebellion (Rebelión de la Extinción) exige que los gobiernos reduzcan drásticamente las emisiones de carbono y que el objetivo sea alcanzado para 2025, así como la celebración de “asambleas de ciudadanos” para decidir sobre las políticas.

“Estamos aquí porque el Gobierno no está haciendo lo suficiente ante la emergencia climática. Solo tenemos un planeta, así que estamos aquí para defenderlo”, ha afirmado una de las asistentes, Lizzy Mansfield. En abril, la organización logró bloquear el centro de Londres durante once días el pasado mes de abril.

Avances en Alemania

El gobierno de Angela Merkel aprobó formalmente un plan de protección climática que se acordó en septiembre. “Estoy firmemente convencida de que el cambio climático es un desafío para la humanidad. Necesitamos un estilo de vida más sostenible”, indicó la canciller.

La ley, que aún debe ser aprobada por el Parlamento alemán, estipula los objetivos climáticos para el año 2030. Así, se prevé establecer un precio al dióxido de carbono que encarecerá los combustibles, el gas natural y el carbón con el fin de incentivas el desarrollo y la adquisición de vehículos y sistemas de calefacción más favorables con el medio ambiente.

De todas formas, los activistas no están conformes con esta iniciativa. En una carta abierta, el grupo “Viernes por el Futuro” dijo que la propuesta no es ambiciosa para que Alemania pueda cumplir con las obligaciones suscritas en el Acuerdo de París del 2015, por lo que anunció que mantendrá la presión sobre el gobierno.


Recomienda esta nota: