13/12/2019

El mundo

Donald Trump quedó al borde del juicio político en Estados Unidos

Se abrió la tercera etapa del proceso que se abrió contra el presidente norteamericano.

Un comité de la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el viernes dos cargos contra el presidente Donald Trump, por abuso de poder y por obstrucción del Congreso, abriendo la vía para el tercer juicio político de un mandatario en la historia del país, lo que se conoce como impeachment. 

El Comité Judicial de la Cámara baja, controlado por los demócratas, validó por 23 a 17 votos ambos cargos, avanzando así el proceso de acusación del presidente republicano. "Hoy es un día solemne y triste", dijo el presidente del comité, Jerry Nadler, después de las votaciones, que fueron convocadas con rapidez luego de un maratónico debate televisado el día anterior que se extendió hasta casi la medianoche. 

Trump es acusado de abusar de su cargo al pedirle a Ucrania investigar a su posible rival electoral en 2020 Joe Biden, reteniendo como forma de presión ayuda militar crucial para ese país en conflicto con Rusia. El mandatario es señalado además de bloquear los esfuerzos de los legisladores para investigar sus acciones. 

Los llamados "artículos de acusación" deberán ahora ser considerados por el pleno de la Cámara de Representantes en una votación esperada para el miércoles 18, según medios locales. Dada la mayoría demócrata en la Cámara baja, Trump seguramente sea sometido a juicio político como sus pares Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998. Seguiría luego un juicio en el Senado, que se prevé para enero. 

Pero al igual que Johnson y Clinton, se cree que Trump será absuelto en la Cámara alta, donde los republicanos aliados del presidente tienen 53 bancas frente a los 47 de los demócratas y una condena requiere una mayoría de dos tercios. El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, dijo el jueves a Fox News que "no hay ninguna posibilidad de que el presidente sea destituido".

La Casa Blanca consideró la aprobación de los cargos contra Trump como el "final vergonzoso" de una "farsa desesperada". "El presidente espera recibir en el Senado el trato justo y el debido proceso que la Cámara sigue negándole vergonzosamente", dijo la jefa de prensa de Trump, Stephanie Grisham, en un comunicado. 

Trump busca ser reelecto en noviembre del año que viene, pero el impacto de este procedimiento en su campaña aún es incierto. Por ahora, los estadounidenses siguen divididos sobre el proceso de destitución: el 46,5% lo apoya frente al 46,5% que se opone, según el promedio de sondeos de RealClearPolitics. 

La investigación en la Cámara de Representantes para evaluar si había méritos para enjuiciar a Trump fue lanzada por los demócratas a fines de septiembre tras conocerse la denuncia de un informante no identificado sobre una llamada telefónica el 25 de julio entre Trump y su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski. Desde entonces, primero en sesiones a puertas cerradas y luego en audiencias públicas televisadas, los legisladores buscaron determinar si Trump usó la política exterior estadounidense para su beneficio personal al solicitarle a Zelenski que investigara por presunta corrupción al exvicepresidente demócrata Biden.


Recomienda esta nota: