14/02/2020

El mundo

SALUD

Menstruación: Por qué una sexóloga defiende el "sangrado libre"

El free bleeding consiste en no utilizar ninguno de los productos de higiene íntima femenina. Lee la recomendación de una profesional.
Se llama Montse Iserte, la psicóloga y sexóloga que practica el sangrado libre, asegura que aunque las mujeres lo han llevado a cabo desde siempre, fue en la década de los 70 cuando el hábito de dejar fluir la sangre de forma natural tomó cariz de movimiento feminista empoderador, nacido como protesta a raíz de la aparición de algunos casos del síndrome del shock tóxico asociado a los tampones.
La experta asegura que utilizar o no productos de higiene íntima no se trata de una elección, sino en muchos casos de una imposición: “Cuando a las niñas les viene la regla, casi nunca tienen la opción de que alguien les diga que pueden sangrar de forma libre y natural, sino que automáticamente les dan una toallita”.

Se llama Montse Iserte, la psicóloga y sexóloga que practica el sangrado libre, asegura que aunque las mujeres lo han llevado a cabo desde siempre, fue en la década de los 70 cuando el hábito de dejar fluir la sangre de forma natural tomó cariz de movimiento feminista empoderador, nacido como protesta a raíz de la aparición de algunos casos del síndrome del shock tóxico asociado a los tampones.

La experta asegura que utilizar o no productos de higiene íntima no se trata de una elección, sino en muchos casos de una imposición: “Cuando a las niñas les viene la regla, casi nunca tienen la opción de que alguien les diga que pueden sangrar de forma libre y natural, sino que automáticamente les dan una toallita”.

La profesional consideró que en los últimos años "ha nacido una revolución feminista donde las mujeres, hartas de que se demonice algo tan natural como tener la regla, han comenzado a practicar el free bleeding para ser libres y así dar mayor visibilidad al tema, para acabar con los prejuicios en torno al período".

La sexóloga considera que la mayoría de productos de higiene íntima no suelen ser muy beneficiosos para la salud. “Los tampones tienen sustancias tóxicas, como los blanqueantes para que parezcan algodón, que están en contacto directo con la mucosa y resecan mucho la vagina por dentro”, asegura. Las toallitas, en tanto, a ojos de la sexóloga, apenas dejan transpirar y exponen a infecciones por candidiasis.

Existe la opción de la ropa interior absorbente— y otras a las que no les importa que la gente vea sus pantalones manchados, ya que consideran que es algo natural y que no tienen necesidad de esconderlo. 

En el caso de Iserte, ella asegura llevar practicándolo desde la adolescencia, al principio sin tener plena consciencia. “Solía permanecer en el baño observando la textura de mi regla y contrayendo los músculos de la vagina y del suelo pélvico, hasta que me di cuenta de que haciéndolo era capaz de ‘vaciar’ mi útero a la vez que retener la menstruación”, relata la sexóloga.

Tags

Recomienda esta nota: