24/03/2020

El mundo

pandemia

Un sacerdote muere por coronavirus tras ceder su respirador a infectados más jóvenes

Los fieles de su iglesia juntaron dinero para comprar el dispositivo para su recuperación, pero el lo rechazó.

Un sacerdote de 72 años, enfermo de coronavirus (Orthocoronavirinae), falleció en un hospital de la ciudad italiana de Lovere, luego de cederle su respirador a un paciente más joven.


Giuseppe Berardelli murió el último 15 de marzo, en Bérgamo, la más golpeada por el virus covid-19, después de negarse a usar el equipo médico que sus feligreses le habían comprado.


"Estoy profundamente conmovido por el hecho de que el arcipreste de Casnigo, Don Giuseppe Berardelli, haya renunciado voluntariamente a un respirador que la comunidad le había comprado, para dárselo a alguien más joven que él", las palabras son de un enfermero de San Giuseppe di Casnigo.


Berardelli era una figura querida región en toda la región de Lombardía, una de las más golpeadas a nivel mundial por la pandemia.


Cuando se conoció la noticia de su "sacrificio" en beneficio de otro, su historia se viralizó a través de las redes sociales y recibió una inmumerable cantidad de elogios tanto de sus fieles como de gente que no lo conocía.


"Era un sacerdote que escuchaba a todos, sabía escuchar, quien se dirigía a él sabía que podía contar con su ayuda", sostuvo Araberara, Clara Poli, la ex alcaldesa de Fiorano, quién añadió que Berardelli, junto con otro sacerdote, abrió un centro de ayuda en la región para las familias más vulnerables.


Al menos seis sacerdotes, incluido Berardelli, han muerto por el virus en menos de una semana en el norte de la provincia italiana de Bérgamo, con al menos 14 hospitalizados más.



Recomienda esta nota: