27/07/2020

El mundo

CONSTERNACIÓN

Dolor por la muerte de un niño que cayó en un pozo de casi 80 metros en un parque

Los bomberos trabajaron por horas para rescatar su cuerpo, pero el niño no sobrevivió.

Un niño de dos años cayó en un pozo de casi 80 metros y pese a todos los esfuerzos de los bomberos, no pudieron rescatarlo con vida. El hecho causó conmoción en la ciudad de Lima, Perú.


El domingo, desde las 2 de la tarde, los agentes luchaban por evacuar al menor de un tubo de metal que mide entre 50 y 80 metros de profundidad. El niño había caído por el pozo de no más de 60 centímetros de diámetro cuando jugaba con sus padres en un parque. El agujero estaba tapado por el césped crecido y cedió con el peso del pequeño.

Por la tarde, el comandante de los bomberos, Larry Lych, informó que, en un primer momento, hubo comunicación con el pequeño; sin embargo, con el pasar de las horas, ésta se perdió. Solo se trataba de llevar oxígeno a través de botellas de aire.

Durante las primeras horas de labores de rescate, y debido a lo angosto del hoyo, una retroexcavadora removía la tierra a fin de que pudieran ingresar equipos auditivos y cámaras para tener información. Así se conoció que en la parte del fondo del pozo había agua. Eso provocó que el menor no pudiera resistir.

En todas esas horas, su madre Betsabé Sánchez llevaba una imagen religiosa en su mano.

En medio del dolor, los padres del menor pidieron sanción para los responsables del hecho.

Imagen



Recomienda esta nota: