12/01/2021

El mundo

EE.UU.

Detectaron gorilas que se contagiaron de Covid-19 y temen que esto ponga en riesgo la salud pública

Los animales están el zoológico de San Diego, uno de los más grandes del mundo. Sospechan que se contagiaron por un cuidador asintomático.

Por primera vez desde el comienzo de la pandemia de coronavirus, se detectó a gorilas infectados. Ocurrió en el zoológico de San Diego, en Estados Unidos, donde al menos dos animales dieron positivo al test de coronavirus y fueron aislados. La información la confirmaron las autoridades del parque y el gobernador Gavin Newsom. Creen que se habrían contagiado de un cuidador asintomático.


El miércoles de la semana pasada, dos gorilas del lugar manifestaron los primeros síntomas. Lisa Peterson, la directora ejecutiva del zoológico de San Diego, uno de los parques de vida silvestre más grandes del mundo, dijo a la agencia AFP que creen que ocho de estos mamíferos que viven juntos en el parque contrajeron el virus. “Además de algo de congestión nasal y tos, están bien”, afirmó la mujer.

“Los miembros del grupo de los gorilas permanecen en cuarentena todos juntos, comen y beben. Somos optimistas de que se recuperarán por completo”, agregó la funcionaria y dijo que “están en proceso de confirmar la fuente de la infección” de los animales.

El Zoológico de San Diego se encuentra cerrado al público debido a la pandemia de coronavirus. El personal sospecha que los gorilas se contagiaron de “un empleado asintomático” que, sin embargo, siguió las medidas de precaución recomendadas por las autoridades sanitarias y usó tapabocas cuando estaba cerca de los animales.

Los estudios demostraron que algunas especies de primates pueden contraer el virus del COVID-19, “pero este es el primer caso conocido de transmisión natural a los grandes simios y no se sabe si mostrarán una reacción seria”, indicó el zoológico del comunicado.

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) ya advirtió hace un mes del peligro de que los animales susceptibles se conviertan en un reservorio de coronavirus. “Podría suponer un riesgo continuo para la salud pública y dar lugar a futuros episodios de propagación a las personas”, aseguró la institución internacional con sede en París.

La organización mostró su “preocupación” ante la posibilidad de que los saltos del coronavirus de humanos a visones y viceversa (ya detectados en granjas de Dinamarca) favorezcan mutaciones que aumenten la virulencia del virus o su contagiosidad.

La OIE recuerda que la principal hipótesis es que el SARS-CoV-2, emparentado con coronavirus de murciélagos, tuvo un origen animal, aunque todavía no se identificó la vía de llegada a las personas. El motor de la actual pandemia es la transmisión de humano a humano, aunque también se detectaron infecciones anecdóticas en animales domésticos o de zoos, como gatos, perros, tigres, leones y pumas.

“La introducción del virus en nuevas especies animales podría acelerar su evolución, lo que tendría un impacto potencial en las estrategias de vigilancia y de control”, advirtió la OIE.



Recomienda esta nota: