15/01/2021

El mundo

RESPONSABILIDADES

Bolsonaro aseguró que su gobierno "hizo su parte" pese a la crisis humanitaria en Manaos por el Covid-19

El mandatario brasileño niega la responsabilidad de su gobierno frente a la crítica situación que se vive en ese estado.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro se desentendió de la crisis humanitaria en la ciudad de Manaos por la muerte de pacientes con Covid-19 por falta de oxígeno en los hospitales y afirmó que el Gobierno federal "hizo su parte", entregando insumos y promoviendo el uso de hidroxicloroquina como tratamiento precoz de la enfermedad.


"Siempre hacemos lo que tenemos que hacer, no? El problema en Manaos... es terrible el problema ahí. Ahora, nosotros hicimos nuestra parte, con recursos medios", afirmó Bolsonaro a seguidores en la puerta del Palacio de la Alvorada sobre la crisis en la ciudad capital del estado de Amazonas.

Al menos 750 pacientes sin oxígeno están siendo llevados en aviones de la Fuerza Aérea Brasileña a otros estados desde Manaos, que a raíz del colapso de los hospitales por el coronavirus -producto de contagios en las fiestas de fin de año- se quedó sin tubos de oxígeno suficientes, y en la peor crisis de la pandemia.

El presidente defendió la presencia del ministro de Salud, Eduardo Pazuello, en la capital del estado de Amazonas, para la apertura de un hospital de campaña y promover una aplicación gubernamental para que los médicos receten el antipalúdico hidroxicloroquina en el comienzo del tratamiento de pacientes con coronavirus.

Se acabaron los tubos de oxígeno en Manaos, en una nueva ola de muertes por  Covid-19 - Télam - Agencia Nacional de Noticias

"Si no quieren tomar, no tomen; los 200 que se contagiaron en la casa de Gobierno tomaron prematuramente y ninguno fue al hospital. Es como la vacuna, sería irresponsable que sea obligatoria si es autorizada en uso de emergencia", dijo Bolsonaro del antipalúdico, desaconsejado para el coronavirus por la Organización Mundial de la Salud.

El exalcalde de Manaos Arthur Virgilio Neto denunció que 28 personas murieron por falta de oxígeno en los hospitales de la capital del estado más grande de Brasil, que limita con Venezuela, Colombia y Perú y pidió el juicio político del gobernador Wilson Lima, del Partido Social Cristiano, fuerza de la base bolsonarista en el Congreso.



Recomienda esta nota: