20/04/2021

El mundo

SUDÁFRICA

Un cazador furtivo murió aplastado por los pisotones de una manada de elefantes

Los tres acusados habían ingresado al parque para apoderarse de marfil y fueron descubiertos por los guardias de seguridad, iniciándose un persecución.

Un cazador ilegal murió aplastado por una estampida de elefantes cuando intentaba escapar del Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica.


El individuo huía de la guardia del parque acompañado de dos cómplices cuando cruzaron sus caminos con un grupo de elefantes y sus crías, según informó Parques Nacionales Sudafricanos (SANParks), el organismo que gestiona esos espacios, en un comunicado.

Uno de los sospechosos fue detenido e informó a sus perseguidores del encuentro fortuito con los paquidermos, aunque no sabía si su compañero había logrado escapar. "Los guardabosques descubrieron a su cómplice gravemente pisoteado y lamentablemente sucumbió a sus heridas", precisó SANParks. En tanto un tercer sospechoso resultó herido en un ojo, pero logró huir.

Asimismo, el domingo pasado las autoridades recuperaron un rifle de caza, un hacha, una bolsa con munición y otros suministros probablemente usados en la recogida ilegal de marfil, prohibida terminantemente por los convenios internacionales, según consignó Europa Press. Aunque todavía no se establecieron sus nacionalidades, "se hará tan pronto comparezcan ante el tribunal", dijo un portavoz.

Cabe destacar que el Parque Kruger es una de las principales reservas del continente, conocida por su abundancia de elefantes, leones, rinocerontes, leopardos y búfalos.

El director del predio, Gareth Coleman, aprovechó la ocasión para destacar que "la campaña contra la caza furtiva es responsabilidad de todos", pues "amenaza muchos medios de vida, destruye familias y atrae recursos muy necesarios para combatir el crimen que podrían usarse para crear empleos y desarrollo".



Recomienda esta nota: