01/09/2021

El mundo

Las máquinas tragaperras: de la mecánica al algoritmo

Las máquinas tragaperras: de la mecánica al algoritmo | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Las máquinas tragaperras: de la mecánica al algoritmo

Las tragaperras gratis se juegan en móviles, ordenadores y tabletas. Resultan un juego sencillo, así como entretenido. Hay que decir que, entre los juegos de casino, es el más reciente. Los demás son mucho más longevos: las cartas, los dados o la ruleta ya acopian varios siglos de existencia. En cambio, sucede que las tragaperras aparecen por primera vez en el año 1899.

¿Quién fue el inventor de las tragaperras? El creador de estas máquinas fue Charles Fay, quien empezó a trabajar en su invento desde 1894. Paulatinamente, fue mejorando su trabajo hasta crear en 1899 (y patentar) el famoso modelo “Liberty Bell” (Campana de la Libertad). Se trataba de una tragaperras de tres carretes. Su funcionamiento era sencillo: el usuario activaba el mecanismo, los tres carretes giraban al azar, para ganar un premio era necesario que las tres figuras coincidieran al detenerse los carretes. Para que este aparato funcionase, el usuario debía introducirle una moneda. Por eso, también estas máquinas son conocidas como “tragamonedas”.

¿Cómo funcionaban las primeras tragaperras? Pues, eran un ingenioso artificio. A decir verdad, estaban más cercanas al diseño de una máquina expendedora. Ciertamente no solo hacían rotar los carretes: también emitían un pago automático. Sucede que la máquina liberaba una gran cantidad de monedas como premio cuando coincidía el trío de figuras en el carrete.

El mecanismo interno de estos aparatos era bastante complejo. Gran cantidad de piezas mecánicas se cohesionaban para que el sistema funcionase. En primera instancia, se requería de una palanca que halaba un sistema de engranajes, un resorte y otra palanca dentro de la tragaperras. Todo esto activaba el giro de los tres carretes, los cuales tenían una serie de figuras y símbolos en sus cantos. Cuando estas figuras coincidían (las tres idénticas), entonces se liberaba un mecanismo que permitía la expulsión de monedas como premio.

Se trataba de máquinas ruidosas. El giro de los carretes era tan característico, que con el tiempo se convirtió en el sonido oficial de los casinos. Por otra parte, las tragaperras elevaron de inmediato su popularidad ¿la razón? Pues, eran sencillas de usar. Eran el juego predilecto del pueblo llano. Para jugar al póker, por ejemplo, era necesario saber todas las manos de estos naipes. Así mismo, no bastaba confiar en el azar. Sucede que en el póker importa mucho la astucia del jugador que sabe blofear.

Las tragaperras tenían un protocolo simple: colocar una moneda, halar la palanca, si los tres carretes coincidían había un premio. ¡Sin más complicaciones! Además, a los casinos les resultaban fabulosas estas máquinas. Podían recaudar gran cantidad de dinero es poco tiempo, siendo incluso más rentables que los otros juegos de apuestas.

Esta simiente mecánica de las tragaperras se mantendrá durante décadas. Con el tiempo, aparecen tragamonedas más complejas: que combinan circuitos eléctricos con funcionamientos mecánico. El verdadero cambio llegará con los juegos de video y los ordenadores. Además, en el mundo digital estos juegos cesan de nominarse “tragaperras”, siendo sustituido este apelativo por el de “slots”. Estos slots gozan de indudable popularidad en las App de los móviles. Son juegos livianos, que además pueden correrse en infinidad de dispositivos.

Como es de suponerse, estas tragaperras virtuales― los slots― ya no cuentan con carretes giratorios. Tampoco usan una palanca, no requieren de un laberíntico tenor de engranajes en su interior. Si bien el principio sigue siendo el mismo, sucede que ahora el azar no se convoca por medio de la mecánica, sino gracias a la programación y los sistemas de computación.

¿Cuál es el sistema que permite que los slots online funciones con resultados fortuito? Pues, se valen un software conocido como RNG― siglas en inglés de RandomNumberGenerator, un generador de números aleatorios―, el cual es la base de que los juegos de azar online no tengan ningún patrón detectable. Por otra parte, se necesita de otro programa que interprete los números obtenidos al azar y los convierta en las figuras que aparecen en los slots.

Ocurre que los slots online no suelen mostrar números, sino símbolos o figuras. Por lo tanto, es necesario convertir los números obtenidos en el RNG a estas representaciones. Vale decirse que hay mucha creatividad temática en los slots. Algunos se hacen con representaciones de caricaturas, de superhéroes o del cine. Algunos tienen en los “slots” a personajes de StarsWars, de músicos famosos o del mundo deportivo. Por ejemplo, sucede que han salido ediciones especiales de slots con uniformes o rostros de los jugadores de la Eurocopa 2021. ¡Todo acorde al momento que se vive!

Hemos retratado, de manera muy sucinta, el cambio desde las primeras tragaperras hasta los actuales slots. Es una evolución que transita desde la tecnología mecánica al orbe de la computación. Un paso interesante, que implica un cambio completo del mecanismo, pero manteniendo la esencia del juego.



Recomienda esta nota: