23/08/2017

Tucumán

Fútbol

Los duelos entre Atlético e Independiente prometen ser como los de Ali y Frazier

Por: Luis Lucas Salas
Nace un nuevo clásico en el choque menos pensado. Avellaneda y Tucumán. El equipo más copero de la Argentina contra el que recién hace sus primeros pasos en el plano internacional. Ganará el que quede en pie cuando suene la campana.
Ampliar (1 fotos)

Atlético le ganó por 1 a 0 a Independiente en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Tres veces se enfrentaron Muhammad Ali y Joe Frazier en la década de 1970, las dos primeras en Nueva York con una victoria para cada uno y la tercera recordada en Manila, que también fue para Ali pero que se recuerda como una verdadera masacre del box que dejó secuelas físicas permanentes en ambos peleadores.

Sin tanto dramatismo, y por supuesto sin el show que le sabía poner Alí principalmente insultando a Frazier en la previa de los combates, Atlético de Tucumán e Independiente de Avellaneda se enfrentarán también tres veces, en menos de un mes, en duelos de eliminación directa. El primero se jugó el martes por la noche en Tucumán, con victoria de Atlético.

Estos dos equipos forjaron una reciente rivalidad a partir de la disputa respecto a cuál le correspondía jugar la actual Copa Libertadores, que terminó siendo el Decano aunque el peso histórico de los Diablos Rojos pareció inclinar la balanza en su favor en más de una ocasión.

Si uno repasa el compacto televisivo del partido podría llegar a creer que fue un encuentro aburrido, por la falta de situaciones de gol, pero había que estar en la cancha para apreciar la tensión (y el respeto) que existe entre estos dos rivales, y como plantearon sus estrategias más que como un ajedrez con un verdadero estilo pugilístico.

Independiente quiso tomar la iniciativa, con un plan que se basaba en la paciencia para pasear al rival de un lateral al otro, llevando la pelota en paralelo a la línea de meta buscando por donde herir, y siempre intentó hacerlo por los costados (por las “costillas”), nunca de frente para evitar el choque directo o la pelota rifada. Atlético por su parte tenía bien estudiado al rival, al que le cerró las bandas y con una fuerte presión arriba intentó en todo momento vulnerar a una defensa que parece que se va a romper pero se sostiene en la experiencia de sus nombres.

Así, Independiente se apegó a su libreto sin dejar lugar a la improvisación, esto principalmente por la ausencia de Emiliano Rigoni vendido apenas un día antes al fútbol ruso. Mientras que Atlético fue aplicado en su tarea pero más atrevido a la hora de golpear. Ambos se estudiaron siempre. Mientras el Rojo se balanceaba a un lado y a otro de la cancha buscando cansar al rival, el Decano le siguió el baile y supo tomar la iniciativa para pegar en los momentos justos.

No es casualidad que el arquero uruguayo Martín Campaña haya jugado mucho más con los pies que con las manos, teniendo un promedio de posesión del balón muy superior al que registró el único punta del visitante Lucas Albertengo, un laburante incansable que se dedicó a correr todos los colectivos, no llegando a recibir ni un centro bueno de sus compañeros que en vano intentaron desbordar a una sólida defensa, marca registrada del Ruso Zielinski, que más que menoscabar la buena tarea hecha hasta acá tanto por Pablo Lavallén y el vasco Azconzábal, parece aportar una faceta más a este equipo en franco crecimiento.

Atlético fue parejo sin brillar, pero tuvo una vez más su carta ganadora en el eterno Luis Miguel Rodríguez, quien sobre el final de un primer tiempo en el que ambos equipos se arrinconaron pero no se enviaron a las cuerdas (salvo tal vez aquel cabezazo en el travesaño de Independiente), logró meter el cross de derecha a una jugada colectiva exquisita en la que colaboraron Barbona, Aliendro y Blanco. Allí Independiente se fue por primera vez a la lona y ya no volvió a ser el mismo, aunque intentó seguir con el plan.

Atlético tuvo la oportunidad de volver a pegar para buscar el knockout pero le faltó precisión, Independiente con experiencia de peleador viejo supo cuidarse de no hacer un papelón. Ahora todo se definirá en Avellaneda, en la velada del martes en Tucumán el ganador fue Atlético, en las tarjetas pero por unanimidad. ©eldiario24.com



Recomienda esta nota: