23/06/2018

Opinión

Por Guillermo Usandivaras

El Mercosur y la Unión Europea, un acuerdo que se hace esperar

Centrada en el comercio extrabloque, tuvo lugar en Asunción la 52ª Cumbre de Presidentes de países miembros y asociados del Mercosur.
Ampliar (1 fotos)

Se reunió el Consejo del Mercosur.

Tras los encuentros preparatorios y la reunión de cancilleres en el marco del Consejo del Mercosur (máximo órgano), los mandatarios nacionales dieron inicio al a Cumbre presidencial. El principal tema en discusión fue la concreción de la dilatada negociación de un tratado de libre comercio (TLC) con la Unión Europea.

Uno de los que rápidamente ocupó el centro de la escena política fue el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, quien recibió la presidencia pro tempore del Mercosur del anfitrión Horacio Cartes. En su alocución, Vázquez, recordó que también existen otros mercados a los que el bloque debe acercarse, “existe la Alianza del Pacífico, existe China, Rusia, Japón, la Unión Económica Euroasiática”, y calificó como “una torpeza” ignorar a esos países.

Ante la demora que existe en la firma del acuerdo con la UE. Uruguay intenta poner en agenda un posible acuerdo con China, su principal socio comercial. En 2016, el presidente, Tabaré Vázquez, dialogó con su par chino Xi Jinping sobre un posible tratado de libre comercio (TLC) durante su visita a Pekín. Poco después, Argentina planteó la posibilidad de discutir esa posibilidad en el bloque del Mercosur y Brasil se mostró reticente a liberar sus aranceles al mercado chino. Estos obstáculos trajeron como consecuencia que China congelara la posibilidad e incluso declarara que no negociaría un TLC con Uruguay sin el beneplácito brasileño.

Teniendo en cuenta que la última reunión del bloque con China fue en septiembre de 2004, casi tanto tiempo como llevan las negociaciones con la UE. Para el mandatario uruguayo, que la UE llegara a un acuerdo con Japón tras solo un año de negociación es porque se vio una "voluntad política", algo que para Vázquez falta por parte de Bruselas hacia el Mercosur.

Por lo que el flamante presidente pro tempore pidió no firmar un acuerdo con la UE a cualquier precio ni perder el tiempo en "negociaciones eternas" en busca del esperado consenso. Remarcó que sus palabras no son “una amenaza, ni un delirio, solo se trata de dignidad y responsabilidad”.

En las extensas rondas de diálogo, Argentina fue representada por Gabriela Michetti, quien aprovechó la Cumbre para defender los acuerdos con el FMI, y con respecto al acuerdo con la Unión Europea instó a “redoblar el compromiso político” para no “perder esta oportunidad”. Cabe recordar que la primer apuesta de la alianza Cambiemos a nivel internacional fue el retorno a las “relaciones carnales” con los EEUU. La victoria de Trump y la política de proteccionismo estadounidense, obligó a Mauricio Macri a buscar nuevos mercados.

"Cuando les conviene (a otros bloques comerciales) son proteccionistas, y cuando les conviene son librecambistas. Mercosur debe hacer lo mismo", argumentó el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, ante los demás mandatarios presentes.

García Linera dibujó también un escenario económico internacional en el que las tradicionales potencias abanderadas del libre comercio ahora imponían aranceles, en alusión a Estados Unidos, mientras que países de tradición comunista y defensores de la economía centralizada apostaban por economías más abiertas, como el caso de China.

Michel Temer indicó a su vez que las negocia­ciones con el bloque europeo se encuentran en su “recta final de conversación” y que “no es casualidad” que las negociaciones hayan avan­zado “enormemente” en estos últimos años.

Según trascendidos, la idea es cerrar el Acuerdo de Asociación Birregional entre el Mercosur y la UE antes de la campaña electoral en Brasil, puesto que la baja popularidad de Temer y todavía la indecisión en cuanto a su candidato como sucesor, podrían estar generando especulaciones en Bruselas, y por lo tanto, dilatando la firma del tratado.

Es importante destacar que aún hoy permanecen sin consenso capítulos claves como el acceso a los mercados en productos como la carne de vacuno, el azúcar o los productos lácteos y de la industria automotriz.

Así, el Mercosur aumenta la apuesta y define una muy ambiciosa agenda externa con varios países y bloques. Los cancilleres tienen previsto para el mes de julio una reunión en Ginebra con sus pares del EFTA, que integran Suiza, Liechtenstein y Noruega, para avanzar con este bloque en otro acuerdo de libre comercio.

Por último, se vislumbran negociaciones con Canadá, Corea del Sur e Indonesia, actores que siguen con atención lo acontecido en las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea. Un enlentecimiento en el cierre de dicho acuerdo tendrá efectos en los otros escenarios.



Recomienda esta nota: