03/07/2018

El mundo

Por Guillermo Usandivaras

La esperanza de México

En medio de un hartazgo popular con los partidos políticos tradicionales, México gira a la izquierda de la mano de López Obrador.
Ampliar (1 fotos)

Andrés Manuel López Obrador, nuevo presidente de México.

Escribe Guillermo Usandivaras | En su tercer intento consecutivo por llegar al Palacio Nacional, Andrés Manuel Lopez Obrador (AMLO), el líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) arrasó en las elecciones mexicanas con el 53% de los votos.

El pasado domingo, un total de 89 millones de mexicanos estuvieron llamados a las urnas en las elecciones más grandes en la historia del país. Eligieron un total de 3.400 cargos públicos, entre ellos el de presidente del país, 128 senadores, 500 diputados, ocho gobernadores y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Por encima de ideologías, los comicios se convirtieron en una suerte de “referendum popular” sobre la corrupción de funcionarios que desviaron recursos del Estado y sobre la violencia, que mantiene su goteo diario de muertos y que preocupa sobre todo en estados como Tamaulipas, Guerrero, Jalisco, Guanajuato, Veracruz, Puebla, Morelos, Tabasco, Yucatán, Chiapas y la Ciudad de México.

Con un discurso anti sistema y centrado en “la victoria de todo un pueblo frente a la inmoralidad y decadencia de los últimos tiempos", AMLO como lo llaman los mexicanos, se erigió como la alternativa a los candidatos Ricardo Anaya, de la coalición Por México al Frente, y José Antonio Meade, de la coalición Todos por México, en una campaña electoral que contó con la alarmante cifra de 136 políticos asesinados (28 eran precandidatos y 20 más candidatos). Así, Enrique Peña Nieto, deja un gobierno marcado por la corrupción y denuncia en contra de los derechos humanos.

Dentro del tsunami de reformas que planea AMLO para un "cambio radical", el combate a la violencia y la corrupción, a la que relaciona con "la mafia del poder", es justamente la prioridad. “Vamos a invitar a personajes en el ámbito de la defensa de los derechos humanos, especialistas, vamos a platicar con familiares de víctimas de la violencia, dirigentes religiosos, especialistas para tratar el tema tan preocupante de la violencia en México”.

En su proyecto de nación 2018-2024 también pretende un rescate del campo, revisar millonarios contratos derivados de la reforma energética, un gobierno "austero, sin lujos ni privilegios" y reducir sueldos de altos funcionarios públicos hasta en un 50%. Todo para incrementar programas sociales y reducir la pobreza.

México, es la segunda economía latinoamericana. Uno de los mayores interrogantes a futuro es su relación con el presidente Donald Trump y, sobre todo, cómo funcionarán estos proyectos políticos a ambos lados del Río Bravo, en temas tan vitales como migración y el TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte). AMLO ha sido comparado con Trump por su retórica nacionalista, así como por su escepticismo en cuanto al TLCAN. Pero en los últimos días, indicó que está a favor de llegar a un acuerdo en la renegociación del TLCAN con Estados Unidos y Canadá. Las conversaciones se habían estancado por las exigencias de Washington de incluir cláusulas para que ciertos productos tengan mayor contenido producido en Estados Unidos. AMLO, dijo que propondrá que su propio equipo de expertos participe en las renegociaciones y agregó que presentará esa propuesta el martes en una reunión con el presidente saliente Enrique Peña Nieto.

Por último, el presidente electo buscará suspender la reforma educativa que se viene llevando adelante y a la vez aseguró que sus hijos y esposa Beatriz Gutiérrez no participarán en su administración, en un pronunciamiento firme en contra del nepotismo.

Con todos estos desafíos por delante, Lopez Obrador intentará devolverle al pueblo mexicano la esperanza y convertirse también en una de las referencias de los proyectos populares que hoy disputan América Latina.




Recomienda esta nota: