11/09/2018

El mundo

Escribe Guillermo Usandivaras

Centroamérica entre EE.UU y China

EEUU llamó a consultas a sus representantes diplomáticos en Panamá, El Salvador y República Dominicana para evaluar la decisión de esos países de romper sus relaciones con Taiwán e iniciar con China.
Ampliar (1 fotos)

Centroamérica entre EE.UU y China. Opinión por Guillermo Usandivaras.

Escribe Guillermo Usandivaras* | EE.UU. y China se encuentran inmersos en una guerra comercial conocida como “guerra de los aranceles”, que no solo está escalando la tensión entre ambos países, sino que también la generan a nivel mundial, por ejemplo, en Centroamérica.

Durante la semana pasada, Estados Unidos suspendió la reunión prevista a realizarse en Washington, donde se había contemplado que los cancilleres y ministros de Justicia y Seguridad de El Salvador, Guatemala y Honduras, países que conforman el Triángulo Norte de Centroamérica, discutieran con sus homólogos estadounidenses aspectos sobre la denominada Alianza para la Prosperidad.

Mediante esa alianza, que se puso en marcha en 2015 durante el gobierno de Obama, Washington otorga ayuda financiera al Triángulo Norte de Centroamérica para implementar programas que mejoren las condiciones de seguridad y crear oportunidades de desarrollo para reducir la migración ilegal.

La decisión de suspender la reunión ocurre en momentos que Estados Unidos decidióllamar a consulta a sus representantes en los tres países latinoamericanos – dos participan de la Alianza de la Prosperidad- que recientemente establecieron relaciones con China y las rompieron con Taiwán.

Heather Nauert, vocera del Departamento de Estado, dijo que la decisión se tomó debido a los cambios en las lealtades diplomáticas de estos países. En agosto, El Salvador anunció que rompía relaciones con Taiwán, uno de sus principales cooperantes en áreas de tecnología, salud, agricultura y educación, con el fin de establecer lazos con Pekín. República Dominicana había tomado la misma decisión en mayo de este año y Panamá en junio de 2017.

China y Taiwán se dividieron luego de una guerra civil en 1949 y mientras Taiwán se considera una nación soberana, nunca ha declarado su independencia formalmente. Pekín considera a Taiwán como una provincia renegada que es parte de su territorio a la espera de la reunificación y ha tratado de persuadir a sus aliados de que corten relaciones con Taipéi.

China no tiene relaciones diplomáticas con ningún país que reconozca a Taiwán como una nación independiente. Estados Unidos no ha reconocido oficialmente a Taiwán desde 1979, cuando dio un giro para reconocer al gobierno comunista chino. Sin embargo, una visita no oficial reciente de la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, a Estados Unidos, dejó en evidencia los esfuerzos de Washington y Taipéi por estrechar lazos, algo a lo que se opone e incomodaría mucho a China.

Es necesario leer la disputa chino-estadounidense en Centroamérica como una expresión de una disputa geopolítica más amplia, que no sólo lo es por los recursos y la influencia sobre América Latina y el Caribe, sino sobre quién detentará la hegemonía geoeconómica y geopolítica de las décadas por venir.


*Guillermo Usandivaras es abogado, actualmente realiza estudios de doctorado en Ciencias Sociales y es especialista en Administración Pública. Preside la Fundación para el Desarrollo de América Latina.




Recomienda esta nota: