27/11/2018

El mundo

_Guillermo Usandivaras

El Mercosur con la mirada puesta en Brasil

El gigante de la Región es una incógnita en la agenda de relacionamiento externo del bloque sudamericano.
Ampliar (1 fotos)

El Mercosur con la mirada puesta en Brasil.

El Mercosur, en estos momentos bajo la presidencia pro tempore de Uruguay, intenta sortear un escenario de crisis económico a nivel mundial apostando a un proceso de expansión. Este intento de expansión se da en un marco de indefiniciones puesto que, para Brasil, una de las medidas prometidas en campaña es abandonar el Mercosur.

El futuro ministro de economía brasileño, Paulo Guedes, aseguró: “El Mercosur no es prioridad. Tampoco la Argentina. Para nosotros, la prioridad es comerciar con todo el mundo.”

La Confederación Nacional de la Industria Brasilera contestó en un comunicado que “si Brasil no le da prioridad al Mercosur el único ganador será China, que ya viene tomando el mercado brasileño en toda America del Sur”, agrega “pequeñas y medianas empresas que exportan a esos países serán las más afectadas”.

El intercambio comercial para Brasil en 2017 muestra que exportó 22 mil 600 millones de dólares contra casi 12 mil millones de importaciones de los países del bloque. Esto significó un superávit de casi 11 mil millones de dólares, el 16% del superávit de Brasil en el comercio con todos los países del mundo. Más del 85% de las exportaciones a los países del Mercosur es de productos industrializados, manufacturados o semimanufacturados, con mayor valor agregado.

Ante la posibilidad que, Brasil, cumpla con sus promesas de campaña, la Cancillería Argentina consiguió una reunión breve e informal. Pero suficiente para transmitir los mensajes necesarios en estos momentos. El flamante presidente Bolsonaro recibió al embajador argentino Carlos Magariños y le expresó que quiere ”fortalecer el vínculo” con la Argentina y destrabar barreras burocráticas de ambos gobiernos para avanzar en una mejor integración económica.

Habrá que ver en los próximos meses, cuáles son los pasos que lleva adelante el gigante vecino. Por lo pronto, todo parece indicar que Bolsonaro visitando a Piñera en Chile, romperá con la costumbre de los Jefes de Estado tanto argentino como brasilero realizan su primer viaje diplomático al exterior, visitando a la Argentina o al Brasil, según corresponda. Costumbre que se mantiene desde los tiempos de Alfonsín y Sarney. Un gesto a tener en cuenta. 

En el último tiempo, el Mercosur, había realizado un acercamiento con la Alianza del Pacífico, que en el mejor de los escenarios quizás resuelva de manera breve y coyuntural el estancamiento económico producido por el retraimiento de las economías a nivel mundial, pero está muy lejos de generar una arquitectura financiera regional que genere autonomía y financiamiento para el desarrollo a largo plazo.

Por otra parte, los cancilleres del Mercosur se reunirán el 6 de diciembre en Brasilia para dar un nuevo impulso a las negociaciones sobre el tratado de asociación con la Unión Europea. Los dos bloques económicos han atravesado reveses, marchas y contramarchas para llegar a un acuerdo, que todavía no logra consenso en capítulos claves como el del sector industrial automotriz, el lácteo y el de carne vacuna. El bloque europeo intenta ahora apurar el calendario para tratar de zanjar las negociaciones antes de la toma de posesión del presidente electo de Brasil, el próximo enero.

El Mercosur, -mientras espera definiciones de Brasil, su principal miembro - hoy, no cuenta con un horizonte claro, ni mucho menos una estrategia en común de los países del sur para atravesar en conjunto una crisis que, desde 2008, hace temblar el orden político-económico mundial.

 

*Guillermo Usandivaras es abogado, actualmente realiza estudios de doctorado en Ciencias Sociales y es especialista en Administración Pública. Preside la Fundación para el Desarrollo de América Latina y El Caribe.




Recomienda esta nota: