09/10/2019

Opinión

Bandera de todas las rebeliones

Escribe: Mercedes Chenaut
Ampliar (1 fotos)

HLVS Ernesto CHE Guevara

Por Mercedes Chenaut

En los países más remotos enarbolan banderas con tu rostro cada vez que se habla de revolución o transformaciones de la sociedad. Quizás no pueden ni siquiera pronunciar correctamente tu nombre pero te has convertido en símbolo de rebeliones, de reivindicaciones, de todo intento por cambiar el mundo.

En nuestra Latinoamérica, donde sabemos mucho de vos, te aman y te odian.

En Argentina, tu país de origen, donde naciste en una familia aristocrática, de madre muy particular y osada, de una "tremenda", a nadie le resultas indiferente. Hasta tus más grandes detractores te miran de soslayo y no pueden resistirse a tu seducción.

En Cuba sos decididamente un héroe y es allí donde descansan tus restos que, como los de Eva, debieron sufrir vejaciones y escarnios hasta lograr el reposo definitivo.

Moriste bello, decidido ("Póngase sereno y apunte bien. Va a matar a un hombre" le dijiste al sargento Terán) y te fuiste bajo las balas con los ojos abiertos, como se te ve en la foto "eccehomínica" - así me gusta llamarla - foto que recorrió y recorre el mundo y que, curiosamente, en Cuba brilla por su ausencia en museos y sitios conmemorativos.

Un día como hoy te mataron y vos, como buen geminiano ( o taurino según otras versiones), te encargaste de resucitar en el mismo instante, ser un hermoso cadáver - deseo que se adjudica a James Dean - y seguir haciendo de las tuyas por toda la tierra.

HLVS Ernesto CHE Guevara.


Recomienda esta nota: