21/02/2020

Opinión

En la vida, preparate para todo

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24, de San Miguel de Turucutolandia)
En la vida, preparate para todo | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

En la vida, preparate para todo

Siempre hay que tener varias opciones cuando se está por emprender algo, un trabajo, un estudio, un viaje, en fin todo. Veamos cuáles son para que si, en un momento dado debe ir por uno u otro lado, al menos tenga una referencia, un cartel indicador. Tenga en cuenta que la única opción de la vida que no vale la pena discutir, es la vida misma.

Veamos cuáles son:

La opción A. El buque navega en aguas mansas. Todo sale como había previsto, se baja de un colectivo que llega a horario a la Terminal, justo a tiempo para tomar el otro que lo llevará al laburo para marcar la tarjeta con 10 minutos de changüín. La chica que habla para salir a tomar algo (y después vemos) está de buen humor, el novio no tiene cómo enterarse y jamás se entera (de después vemos). El Fondo Monetario se despertó de buen humor y acepta estirar los plazos para pagar la deuda, al menos hasta el año 2100, con una quita del 80 por ciento del capital.  Cómo reaccionar: hágase el otario, no festeje en público, silbe bajito, llegue a su casa y diga, como en las películas: “Yes!”.

La opción B. El buque hace agua, suena la sirena y lo  marineros corren preocupados. Las cosas empiezan a salir mal. Al colectivo se le pincha una goma, se queda varado dos horas en el camino, cuando llega a la Terminal hay huelga de choferes, llega al laburo y le dicen que ya tomaron un nuevo empleado. La chica que habló para salir le advierte, “te tiras el lance una vez más y mi novio te machuca la cabeza contra el suelo, después vemos te voy a dar, tu atorrante”. El Fondo Monetario dice que no hará una quita, que tampoco correrá los plazos y que más vale que paguemos sin hacernos los locos, porque en dos días nos mandan el portaaviones “Gerald Ford”, el más grande del mundo con la consigna de hacernos volver a la edad de Piedra, por las dudas. Cómo reaccionar: vaya a los botes, si es posible, de falda y pintados los labios, cuando digan “mujeres y niños primero”, trate de colarse.

La opción C. Al buque le faltan tres minutos como máximo para hundirse y abajo merodean los tiburones. Es decir, todo salió para el lado de los tomates, para decirlo de manera suave. El colectivo chocó de frente contra un Mercedes Benz 1114 y usted iba al lado del chofer, se hace pupa y lo salvan de pedo en un hospital, quedará rengo para todo el viaje, tuerto y sordo, deberá vivir de la caridad pública. El novio de la chica estaba detrás de ella, oyó cuando usted la chamuyó, lo que se disgustó mucho (en la parte de después vemos),  y lo hizo pupa; en un hospital lo salvan pero queda rengo etcétera. Estados Unidos se harta de los argentinos, manda quichicientas bombas nucleares y no queda en pie ni el lapachito de la puerta de su casa. Cómo reaccionar: intente boxear a los tiburones, parece que se asustan si les pegan justo en la nariz, ruegue que usen vaselina y si no, qué le va a hacer, amigo pecho.

Y no venga con que “cinquiminitis intis pidimiszifir”, porque aquí, entre usted  y yo, sabemos que no es  cierto.

©Juan Manuel Aragón    

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: