18/05/2020

Opinión

Por qué los progres odian a Piñón Fijo y a “Chuchuhuá”

Es uno de los payasos más conocidos de la Argentina, pero los progres le huelen el fascismo, aquí le explicamos por qué. Escribe Juan Manuel Aragón
Por qué los progres odian a Piñón Fijo y a “Chuchuhuá” | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Por qué los progres odian a Piñón Fijo y a “Chuchuhuá”

1 — Nunca hizo declaraciones públicas manifestando su posición política. Eso lo hace sospechoso de ser del bando contrario de los progres. Todos los que no quieren decir de qué partido son, es porque están con los otros. Es ley.

2 — En su canción más conocida, “Chuchuhuá” pide a los chicos, con voz marcial “¡compañía!, ¡brazo extendido!”. Igual que los fachos haciendo el saludo romano, o sea.

3 — No le gusta que le saquen fotos sin su maquillaje. ¡Mmmhhh…! Qué sospechoso que un tipo no quiera fotos de su cara. Seguro que es un capucha. Habría que investigarlo a fondo.

4 — En una parte de la pieza “Lento el caracol” dice “este lento caracol, // que pasea cara al Sol”. ¡Ahí está!, el “Cara al sol”, cualquiera lo sabe, es la marcha emblema de los fachos más duros y recalcitrantes: los franquistas.

5 — En la canción “Vocales que son cinco”, intenta enseñar las vocales a los niños. Si fuera progre les diría que no vale la pena prepararse y estudiar porque igual el sistema capitalista los devorará con su maquinaria de opresión de las masas trabajadoras.

6 — Los chicos lo adoran, prueba irrefutable de que se trata de un nazi peligroso. El régimen de Adolfo Hitler también se basaba en la adhesión ciega de las masas, estupidizadas por su propaganda.

7 — Apenas conocen la canción “Chuchuhá” los niños la aprenden de memoria y la cantan a cada rato. Eso porque tiene un peligroso método de adoctrinamiento, basado en la repetición hasta el hartazgo de consignas fáciles de aprender. Igual que en la Alemania nazi.

8 — En dos versos de “¿Adónde vas colibrí?”, expresa, muy suelto de cuerpo: “Dicen que un ángel muy travieso a nuestro amigo// esa mañana hizo volar”. Habla de un ángel. Y los progres, como se sabe, odiamos que se inculque la religión a los niños. Hay que esperar que cumplan los 18 años para que elijan libremente si quieren ser budistas, ateos, agnósticos, creen en un “ser de luz” o son cristianos pero no van a la iglesia.

9 — En la “Canción de los miedos” dice con énfasis: “Miedo a los ladrones y al policía”. Otra prueba más de la perfidia de este tipo, caramba. Los ladrones, como se sabe, son pobres víctimas del sistema, que merecen toda nuestra consideración y respeto.

10 —En “Bienvenido a tu bebé” lanza su fea consigna de pañuelo celeste y canta, entre otras cosas: “Era una tribu más bien petisa, cuando llegaba una nueva vida // todos gritaban, todos reían”. Primero, es evidente que se trata de un fascista que está en contra del aborto. Y segundo, al decir “más bien petisa”, se refiere, obviamente al enano fascista que lleva adentro.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

©eldiario24.com



Recomienda esta nota: