25/05/2020

Opinión

De cómo los argentinos llegaron a desmentir a Aristóteles, el sabio griego

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
De cómo los argentinos llegaron a desmentir a Aristóteles, el sabio griego | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

De cómo los argentinos llegaron a desmentir a Aristóteles, el sabio griego

Dicho así, a grosso modo, el sabio griego Aristóteles plantea que el universo es un todo pleno de cuerpos. Refuta ideas de otros filósofos que decían que el vacío era una realidad física. Lo que son las cosas, más de 2000 años después, en la Argentina, su enseñanza es desmentida por un contundente argumento que se le pasó por alto. Veamos cómo es la cosa

El ñato griego, nacido en Estagira, no da mucho valor a Empédocles y Anaxágoras, que decían que el supuesto vacío estaba lleno de aire. Frente a eso dice que la gente común cree que existe el vacío sólo porque hay lugares que no están ocupadas por un cuerpo sensible al tacto o a la vista.

Para el amigo Aristóteles los defensores de la existencia del vacío se basaban en cuatro ideas: a) es necesario para explicar el desplazamiento espacial, porque lo lleno no puede moverse en lo lleno; b) permite explicar la compresión de los cuerpos; c) permite explicar el crecimiento de los seres vivos mediante la nutrición; d) el vacío es el límite de las cosas. Macaneos, como lo sabe cualquiera.

No se van a repetir aquí los argumentos que demuestran que Aristóteles tenía razón, la civilización occidental ha levantado la ciencia y el arte sobre sus acertadas deducciones. Entre él y Platón, construyeron la manera de pensar de este lado del mundo y son sus ideas las que nos han traído hasta aquí, para que seamos esto que somos y no otra cosa.

Un argentino podría decirle a Aristóteles que el vacío existe y se lo podría discutir de aquí a la luna.

Cualquier ama de casa sabe que es un trozo de carne situado en el lateral trasero de las vacas, entre las costillas y los huecos de la cadera. Es una carne jugosa aunque resulta algo dura por ser bastante fibrosa. Viene recubierto de una piel o membrana igual que la entraña.

En este país hemos vencido a la lógica.

Como se ve, todos los caminos conducen a la filosofía.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

©eldiario24.com



Recomienda esta nota: