26/05/2020

Opinión

Los 15 asuntos sexuales de las películas de amor que nunca faltan

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
Los 15 asuntos sexuales de las películas de amor que nunca faltan | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Los 15 asuntos sexuales de las películas de amor que nunca faltan

1— El chico malo se enamora de la chica linda. ¿Por qué es malo? Toma cerveza, anda en moto, se junta con los amigos y pasa semáforos en rojo. Si fuera así aquí todos andarían con la Julia Roberts, la Kate Hudson o la rubita Rachel McAdams.

2— El protagonista siempre se enamora de la coprotagonista, nunca de una actriz de reparto, de una extra. No falla.

3— En una escena el chango conoce a la chica, en la siguiente están revoleando los lienzos por todas partes, a punto de trepar a la catrera para darse masa. El chango es más ligero que Flash con diarrea, y la chinita ni te digo.

4— A veces inventan un romance entre el protagonista y la actriz principal. Al final se terminan embalando en serio. Después de semejantes chapes, quién no.

5— Cuando a los directores se les acaban las ideas para el final de una comedia romántica, ella se sube a un avión y él la persigue hasta el aeropuerto. Ya hartan.

6 — Siempre el ñato le pide casamiento a la chica, de rodillas y con un anillo. Aquí en cambio, le dicen a la gorda: “¿Qué tal si nos casamos así los chicos llevan mi apellido?”.

7— Después de la primera noche, ella hace huevos revueltos. “Es mi especialidad”, le dice. Ni un mísero mate cocido, oiga. ¡Huevos revueltos ni bien se levantan! A los 15 días, divorcio clavado.

8 — De cada 10 películas, en 9 el chango se enamora de la chica que se va a casar con otro y en medio de la ceremonia no solamente se opone sino que se la chapa delante de todos. A veces lo hacen cagar de un seco y a veces no, es opcional.

9 — ¿Por qué se enamora el punto?, ¿porque es linda, buena, cariñosa, cálida, afectiva, amorosa? No señor, siempre es porque “ella no es igual a todas” o “es la indicada”. Tiren una idea a los guionistas, porfa.

10 — Cuando se despiertan en la catrera, él siempre está detrás de ella y le pasa un brazo por debajo del pescuezo de ella. Eso es tener resistencia, amigo. Pruebe con la media naranja y después avise.

11 — La chica y el muchacho acaban de pegarse una revolcada como para enmarcar, se han bañado juntos, han correteado en bolas por toda la mansión, pero ella se levanta al día siguiente ¡y se tapa con una sábana o con el cubrecama, la guacha!

12 — No importa si hace frío o calor, siempre que hay un beso bajo la lluvia la película es un bodrio. Si aguantó hasta ahí, abandone el cine y pida que le devuelvan la entrada.

13 — Se aman, se adoran, son el uno para el otro, tal para cual, la mujer de mi vida, el hombre de mis sueños, pero se dan besos secos. Macho, por más que sea una película, jugate y pegale un chupón como Dios manda.

14 — Cualquiera diría: “Me la llego a ganar a la Scarlett Johansson y la amo hasta que Rondamón pague la renta”. La vida real es otra cosa. Celulitis más, celulitis menos, a su patrona ya la conoce. Capaz que la gringa tiene mal carácter o se le pega el olor a ajo.

15 — A veces cuando se amasijan, hacen unas evoluciones más raras que dólar colorado. Si usted le pide hacer lo mismo a su mujer, como mínimo lo saca cagando.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

©eldiario24.com




Recomienda esta nota: