27/05/2020

Opinión

Qué pasará cuando hallen petróleo en Santiago

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
Qué pasará cuando hallen petróleo en Santiago | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Qué pasará cuando hallen petróleo en Santiago

Nos volveremos finos el día que hallen petróleo en los ardientes saladillos santiagueños. Detrás de los jumiales se levantarán las torres de empresas transnacionales buscando el ansiado oro negro y en las ciudades correrán ríos de bebidas espirituosas festejando el feliz hallazgo. Es posible que hasta se nos dé por usar turbantes y anteojos negros cuando viajemos en limusina por el mundo, haciendo negocios. En vez de hacer empanadas, nuestras mujeres encargarán de que las traigan de Tucumán, porque será mucho trabajo hacer el relleno, oflar la masa, repulgar y hornear, para mí sin pasas de uva, por favor.

Los faroles de la plaza Libertad y las calles aledañas serán de bruñido bronce y todas las tardes en la retreta, la Orquesta Filarmónica de Londres interpretará obras de Beethoven, Bach, Mozart. Los Niños Cantores de Viena deleitarán a la audiencia entonando conocidísimas canciones, como la que empieza diciendo “LebeSchwestertanzmitmir // Es tanzteinbibabutzemann…”.

Dejaremos el vino en cajita y nos dedicaremos a los varietales más famosos del mundo y no nos privaremos de la alta cocina mediterránea, con aceite de oliva, espárragos y salsas de nombres franceses. Nos daremos todos los gustos de nuevo rico que se dan los jeques árabes, como traer un iceberg de la Antártida, para exponerlo en el parque Aguirre. Cada vez que se vuelva agua, haremos acarrear otro, sólo para refrescarnos durante las tórridas noches del verano, cuando salimos con la familia a instalar las reposeras bajo las casuarinas, mientras oímos a los últimos coyuyos de la tarde, juntarse con los primeros grillos de la luna.

Las tortas serán solamente de frutillas bien maduras y el agua para el mate será embotellada especialmente para nosotros en vertientes purísimas de los Andes, en Mendoza.

Si nos da el cuero es probable que hagamos realidad el viejo sueño de ponerle una cúpula de vidrio a la plaza Libertad y así instalar un aire acondicionado gigante, maravilla de la ingeniería eléctrica que vendrán a ver de cerca, los turistas, los técnicos extranjeros y los envidiosos de las otras provincias.

Ah, si un día los santiagueños nos ganásemos una tómbola así, lo que sería nuestra vida, ¿no? Un sinfín de placeres, uno tras otro, día tras día, un Edén en la Tierra, la soñada Sodoma y Gomorra de los espíritus hedonistas, el paraíso árabe de las cien mil huríes del Profeta.

Tal vez en las noches sin luna, extrañaríamos un poco la vida que ahora llevamos, sentados bajo el algarrobo del patio de la casa de los viejos, mirando pasar la vida como un sueño atroz que les va sucediendo a otros. Y que nunca pisó este suelo.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

©eldiario24.com



Recomienda esta nota: