25/06/2020

Opinión

Entre la chusma, el chisme, doña Florinda y los remeros de las galeras

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
Entre la chusma, el chisme, doña Florinda y los remeros de las galeras | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Entre la chusma, el chisme, doña Florinda y los remeros de las galeras

Hay dos términos que en la Argentina significan casi lo mismo: chusma y chisme. Aquí se contará la etimología de los dos términos, así la próxima vez que los use no se confunda, no son sinónimos.

No parece haber discusión sobre chusma, palabra que viene del genovés ciüsma y este del griego keleusma que, según Joan Coromines etimólogo barcelonés, es la voz de mando del cómitre, que llega al español pasando por el vulgar clusma. El cómitre era la persona que en las galeras dirigía a los remeros, que castigaba a los condenados a la pena de galeras. Los remeros eran la última hez de la tierra, asesinos, violadores, malandras de la peor calaña. Al verlos, doña Florinda le diría a su hijo Quico “no te juntes con este chusma”, que es lo que verdaderamente eran. Viene del verbo griego keleuō, que significa yo ordeno, mando, empujo, excito, pongo en movimiento.

Llegó al castellano a través del italiano, por el papel que Venecia, Génova, Pisa desempeñaron en la “revolución comercial”, de la Baja Edad Media, originada en el norte de Italia y cuyos efectos se dejaron sentir en todas direcciones.Así entraron al español voces griegas relacionadas con la navegación y el comercio como archipiélago, archivo, calma, góndola, piloto, póliza, gruta.

De la misma raíz es la palabra griega keleuthos, “camino”, “ruta”, que se forma akólouthos, que es compañero o que va por el mismo camino que a su vez nos entrega la palabra “acólito”.

Pero así como no hay dramas con chusma, cuando se entra en chisme, la cosa cambia. La Real Academia sugiere que viene del latín cimex, “chinche". Pero el filólogo Yákov Malkiel, propone en cambio el latín schisma, tomado del griego eclesiástico “skhiisma”, que es “división” o, lo que es lo mismo, “cisma”.

Otros sostienen que viene del griego skhizein, “rajar”, “hendir” porque es la palabra que separa y enemista a unos con otros y que estaría también en la raíz de esquizofrenia.

Pero, hete aquí que el amigo Coromines sostiene que nos llega del latín cimex (chinche), para dar la idea “niñería, cosa despreciable”.

¿Sigue leyendo?, entonces vamos adelante.

Si todo quedara aquí, perfecto, chisme queda entre el latín y el griego. Y llegan los arabistas y muestran que está en el diccionario de palabras de origen árabe. Bueno, bueno, la propuesta del origen árabe la suscribió la Real Academia desde 1956 hasta 1992.

Y aquí vamos a los dos significados de chisme. El primero dice que es “noticia verdadera o falsa, o comentario que pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguna”. El segundo es “baratija o trasto pequeño”.

El Diccionario de la Real Academia que se editó entre 1956 y 1992, dividía el artículo en dos. Como “noticia falsa”, mantenía la etimología griega y como “baratija” pretendía la raíz árabe “ǧizm”, que es “porción, parte”. Pero el sentido fue forzado en “parte de un todo que se ha roto orajado” para que coincidiese con “baratija o trasto pequeño”. Era un falso arabismo.

Si ha llegado hasta esta parte de la nota, capaz que usted diga, mirá los dramas por los que pasa el mundo y este tipo habla de etimologías. Tiene razón, se hablar de la pandemia, la fase 1, la curva aplanada y las estériles disputas políticas por ver quién tiene la culpa de un bichito invisible que enferma y mata. Es preferible la etimología como una forma de pasar el rato sin tanta angustia.

Salvo error u omisión, claro.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

©eldiario24.com




Recomienda esta nota: