20/07/2020

Opinión

Por qué en algunos casos dos más dos no es cuatro

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
Por qué en algunos casos dos más dos no es cuatro | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Por qué en algunos casos dos más dos no es cuatro

Una amiga plantea: tengo padre y madre, cuatro abuelos, ocho bisabuelos, dieciséis tatarabuelos, treinta y dos chozno abuelos y… ¡tenga mano, compañera! Capaz que no es tan así.

Che, ¿pero me va a negar que son 64 los padres de mis chozno abuelos, 128 los abuelos de mis chozno abuelos y 256 sus bisabuelos? Sí, se lo discuto de aquí a la China. Entonces usted es un tonto, es una cuestión matemática, dos padres, cuatro abuelos, ocho bisabuelos… Ahí está equivocada, no es una cuestión matemática sino una cuestión social. ¿En serio?, explíqueme porque no lo entiendo. En cuestiones sociales, dos más dos no es cuatro. Sigo sin entender.

Bueno, suponga que está segura de que su madre y su padre no son parientes entre ellos, porque su madre es italiana y su padre vino de Siria. Muy bien. Tiene dos abuelos italianos y dos sirios. Lógico. No, espere un momento, porque aquí viene lo mejor. A ver, dígame. Sus bisabuelos sirios e italianos, según le han contado, vivían en pequeños pueblitos, unos en Italia y otros en Siria. Eso ya lo sé. Bueno, no sabe, no recuerda o no le dijeron que en los pequeños pueblos, a veces aislados del resto del país y del mundo, hay lo que se dice endogamia.

¿Me está diciendo que se casaban entre primos? Bueno, quizás no entre primos hermanos, pero sí entre primos terceros y cuartos. ¿Y qué tiene que ver? No me diga que no se da cuenta.¡No! Bueno, si entre sus ascendientes hay gente que se casó entre sí —y es seguro que los hubo— se reduce la cantidad de parientes en las ramas altas del árbol genealógico.

La verdad, qué quiere que le diga, no me doy cuenta. Se lo explico de otra forma: ¿Cuántos hijos tiene? Tres, dos chinitas y un chango. Suponga que sus tres hijos tienen tres hijos cada uno y sus nueve nietos repiten la tradición y tienen tres hijos, ¿cuánto le da? Son 27 bisnietos. Ahá. Como han nacido varones y mujeres y las mujeres no transmiten el apellido, es posible que para ese entonces, tenga bisnietos que no se conozcan entre sí. Quizás. Y podrían conocerse, enamorarse y tener hijos. Y, sí. Bueno, en ese caso a los dos les faltarían parientes, si los hijos de esa pareja ascienden en el árbol genealógico, cuando se topen con los tatarabuelos por los dos lados —por su mamá y su papá— llegarían a los dos serían usted y a su señora, ¿comprende? ¡Ahora sí!

Con lo que volvemos al principio: no es cierta la progresión geométrica de los cuatro abuelos, ocho bisabuelos, dieciséis tatarabuelos. ¡Está clarito! Pero además hay otro dato que se le escapa a la mayoría. Cuál. El del cuento de las casillas de ajedrez, ¿lo sabe? No.

Bueno, le resumo. El Rey quiso premiar al tipo que inventó el ajedrez. Pídeme lo que quieras. El otro le solicita un grano de trigo por cada casilla del juego, con la única condición de que el segundo sea el doble del primero, el tercero el doble del segundo y así. El Rey le concede el deseo. Pero se pone a hacer los cálculos y al final al otro le tocaban 9.223.372.036.854.775.808, másde nueve trillones de granos del cereal. Se necesitarían las cosechas mundiales de 1195 años para sumar esa cantidad de trigo.

Y eso qué tiene que ver. Bueno, aquí el problema es con 48 casillas de ajedrez, que serían 48 generaciones: a tres generaciones cada cien años, llegamos al siglo IV. ¿Cree que entonces había esa cantidad de gente en todo el mundo? No. ¿Ha visto que cuando se cruza la matemática con la sociedad, no siempre dos más dos es cuatro?

Ahora sí.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

©eldiario24.com



Recomienda esta nota: