09/08/2020

Opinión

En las redes sociales también le dan duro a los médicos de Luchi Ávila

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
En las redes sociales también le dan duro a los médicos de Luchi Ávila | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

En las redes sociales también le dan duro a los médicos de Luchi Ávila

Ayer, cuando se supo que la Justicia puso tras las rejas a Luis Ávila (a) Luchi, los rostros de muchos santiagueños se volvieron hacia los tres médicos que lo atendieron pues, lo mínimo que debieron haber hecho es llamar al 107, el número de teléfono de emergencias. Pero dejaron que el paciente siga ambulando, saltando de asado en asado, contagiando a una cantidad no precisada de amigos, parientes, novias, favorecedores y desconocidos.

Ávila, ya conocido como el “don Juan santiagueño”, está preso, con custodia policial, en hospital Independencia, por orden de Sebastián Robles, fiscal de la causa, acusado de infringir el artículo 202 y 205 del Código Panal, propagar una enfermedad contagiosa. También le dicen el “Caso 41”, pues antes de su rutilante aparición, en Santiago del Estero, entre enfermos y recuperados, había ese número de infectados con coronavirus.

Los médicos que atendieron a Luchí fueron Maximiliano Sebastián Valdez, neumólogo, que atiende en el Instituto de Cardiología y hospital neumológico Gumersindo Sayago; Andrés Agustín Pereda, otorrinolaringólogo, con consultorio en 25 de Mayo 55 de La Banda y César Javier Díaz, medico Clínico, que atiende en su consultorio del barrio ampliación Mariano Moreno y el hospital de Brea Pozo. En las redes de internet, la gente pide, al menos, que se les prohíba el ejercicio legal o ilegal de la medicina, al menos hasta la quinta generación.

Las preguntas que se hacen muchos es por qué le recetaron Paracetamol a Luchín y le dijeron “vete nomás”, sin llamar ellos mismos al 107.

Hay quienes pusieron en duda la idoneidad de las universidades en que consiguieron el título pues, con todas las alarmas disparadas, al menos desde marzo de este año, les llegó este hombre y al parecer ni siquiera le prescribieron que no siguiera de joda.

Lo bueno para ellos es que al menos no se contagiaron de coronavirus. Uf, al fin una buena, opinaron muchos, al parecer sí se ponían guantes y barbijos para atender a sus pacientes.

Mientras tanto, se alertó a los pacientes de estos tres profesionales de la salud (digamos), para que se aíslen en sus casas. Entre el 20 de julio y el 5 de agosto atendieron a más de 200 personas. Se les pidió que no salgan de sus casas y advirtió que en caso de no cumplir con dichas medidas se dará intervención a la Justicia y se actuará en consecuencia.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

©eldiario24.com



Recomienda esta nota: