04/10/2020

Opinión

Ideas para una apología de la bicicleta como medio de movilidad

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
Ideas para una apología de la bicicleta como medio de movilidad | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Ideas para una apología de la bicicleta como medio de movilidad

Me han encargado escribir un artículo sobre el uso de la bicicleta; un vehículo barato, funciona sin combustibles derivados del petróleo, con repuestos accesibles y cualquiera con un poco de buena voluntad tiene cómo arreglar en su propia casa. He redactado media docena de escritos sobre este vehículo en los últimos tiempos, protesto. No importa, algo se te va a ocurrir, me responden los maulas de la redacción.

Tal vez a los gobiernos les convenga que la gente como usted y yo se compre una bicicleta y salga a pedalear para ir al trabajo o cualquier parte y por eso me piden la nota, no sé. Quizás sea para disminuir los violentos accidentes de tránsito, con las consabidas muertes, mutilaciones, cicatrices, invalideces para toda la vida, deformaciones varias.

Es todo un problema encarar una nota sobre algo cuando se ha escrito varias veces sobre lo mismo y no quiere repetir conceptos. Debe hacerle frente por otro lado, quizás en un ángulo no analizado hasta entonces. Lo molesto, para algunos, es llegar transpirado cuando va en bicicleta, es cierto, pero eso sucede sobre todo al principio, después el cuerpo se acostumbra, y ya no hay tanto drama. En una mochila, bien acomodada, puede ir la ropa para usar en el trabajo o en el sarao del Embajador de Hungría, y problema solucionado. Pero el sudor no es tema para una nota sobre la bicicleta y menos un domingo, justo a la hora en que usted está desayunando con bizcochitos o tostadas, no da. ¿Qué más hay para decir? Nada.

Vamos por otro costado, una bicicleta cuesta muchísimo menos dinero que una motocicleta, un auto, el taxi o el ómnibus. Y te lleva adonde quieras ir más o menos rápidamente. Es cierto, no es tan veloz como esos vehículos, pero se llega antes, ¿ha visto? Sigo sin hallar algo para agarrarme y hacer un buen escrito, debería encararlo por otro lado, vuelta a empezar.

Una ventaja de este vehículo, en tiempos de crisis económica como el actual, es la disminución de los autos en las calles, lo cual la hace más amigable con el bolsillo. Ya no se ven embotellamientos, como hasta principios de marzo. Si bien sigue siendo muy peligroso cruzarse de carril sin fijarse antes, ya no es imposible mandarse al otro lado en una calculada maniobra audaz, ni siquiera en una arteria o una avenida céntrica. Buen punto para tocar, pero no tiene mucho más miga que esa, debo pensar en otra cosa.

No debería descartar el hecho de que se trata de un medio de movilidad poco contaminante. Las bicicletas no tienen caño de escape y por lo tanto no largan humo, no consumen nafta, tampoco necesitan baterías y apenas si se comen algo de las calorías de quienes pedalean. Hasta el momento, salvo caminar, no se halló ningún medio más ecológico para ir de un lado a otro. Además activa el corazón sin exigirlo demasiado. Es posible alargar la vida usándola diariamente. Ahí está, ¿no?, cabe encarar la nota por el lado de las ventajas para la salud, si bien es un asunto muy conversado, hay gente que se entusiasma y lee todo lo concerniente a médicos, tratamientos, remedios, en fin.

Otra: podría convertir el escrito en una editorial,y pedir más ciclovías para nuestras ciudades, señalar ejemplos como el de Buenos Aires o Rosario, que aumentaron la cantidad de ciclistas en las calles, con el recurso de brindar a los ciclistas una zona casi exclusiva para transitar; debería mostrar los números que avalen esta opinión, pero es un recurso trillado, además me han pedido una nota sobre la bicicleta, no de las ciclovías. Si quieren que escriba sobre eso, en todo caso pídanlo más adelante.

Y aquí me tiene, sentado frente al papel en blanco de la computadora, sin saber qué escribir, hace media hora doy vueltas, vueltas y más vueltas sobre ideas y al final no sirven para nada porque todo se ha dicho sobre este artefacto.

Cuando menos me doy cuenta, he convertido unos apuntes en una nota. La enviaré así nomás, si se publica, habré encontrado una forma nueva de pensar junto a mis lectores. Si no, para mañana hallaré algo mejor.

Saludos.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

©eldiario24.com



Recomienda esta nota: