11/10/2020

Opinión

Los signos del Zodíaco convierten a Géminis en Batman

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
Los signos del Zodíaco convierten a Géminis en Batman | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Los signos del Zodíaco convierten a Géminis en Batman

En los diarios, el redactor de horóscopos generalmente es tenido como un periodista menor, el pariente pobre de los importantes editorialistas, los graves especialistas en asuntos policiales, los siempre dicharacheros cronistas deportivos. Pero cumplen una función trascendental, mantener la expectativa de mucha gente en sus tareas diarias, en sus amores y en sus finanzas.

Algunos diarios pagan los servicios de agencias: los horóscopos vienen en el paquete, la tarea es copiar y pegar. Otros en cambio, tienen un entendido en los asuntos de los astros: se ocupa de redactarlos todos los días, de acuerdo a unas tablas raras, en las cuales hace sus cálculos para ir conjeturando la suerte de cada uno.

¿Usted no cree en los planetas y estrellas cual artífices y guías de su vida? En ese caso lo invitamos a desistir de la lectura y pasar a otra cosa pues esta nota seguramente herirá sus sentimientos y convicciones más íntimas y personales.

Desde muy antiguo hay un hecho sabido y científicamente comprobado: la posición de los astros el día del nacimiento de una persona, determina su idiosincrasia y su carácter; su personalidad, en suma. Luego, también es cierto, cada uno va forjando su vida, su destino, pero eso no le impedirá tener las características más salientes de su signo: si es de Virgo, por dar un caso, será alguien adaptable y poco estructurado, así sea un encumbrado científico alemán o un pobre barrendero de Calcuta; si nació bajo el signo de Cáncer estará constantemente mirando hacia el pasado y se entregará al universo de las emociones, no importa ni dónde vive ni la carrera terminada ni el trabajo ni las demás señas particulares.

Es importante la faena del astrólogo de los diarios, debe mantener arriba el espíritu de la gente. Todos los días sus lectores se enferman, pierden plata, los engañan, son echados de sus trabajos, se queman con el café con leche, se constipan, pasan frío, abren la heladera y no hallan qué comer, los muerde un perro, pierden plata en la loba, se desenamoran de la novia, les anuncian una grave enfermedad, y en esa columna, dirigida especialmente a cada uno, encuentran un consuelo para su vida, mejor dicho ´deben´ toparse con una esperanza, un alivio, pues todo va a mejorar.

Si un periodista de la sección “Astros” astros le avisaran que el viernes próximo se morirá más gente de Capricornio, al revés del resto de los trabajadores de la prensa, su deber es quedarse en el molde, guardarse la información, no contarla ni a su almohada. Es la única sección de todos los diarios del mundo con derecho, no se dirá a mentir, pero sí a torcer un poco la verdad. Si sabe que a los regidos por Acuario no les irá bien en el amor, las finanzas ni el trabajo, al menos debe dejar abierto un pequeño portillo, dando lugar a la ilusión, no todo puede ni debe ser malo para un signo cualquiera.

Es uno de los trabajos más difíciles dentro del periodismo, además. A veces la conjunción de las estrellas y los planetas dan material para escribir —pongalé—unas 20 páginas de Aries, pero el horoscopero debe circunscribirse a las pocas líneas asignadas, tiene un espacio acotado, sin posibilidad de agrandarlo. En ocasiones las estrellas le dicen muy poco de Aries, no le da ni para media línea, entonces debe recurrir a la historia, es decir lo publicado, para seguir en la misma línea. No sería justo que los días anteriores haya venido dándole esperanzas en una mejoría de sus finanzas y un buen día escribiera “hoy perderá toda su fortuna”.

Mientras los dedos van aporreando la computadora, surge con claridad la palabra “delicadeza”, para describir la tarea de estos peculiares redactores de los diarios: tienen una tarea altamente calificada. Si los lectores se comunican con otros en la sección ´Cartas´ de los diarios tradicionales o en los comentarios de los medios de internet, no hay manera más directa que el horóscopo, para que alguien del diario converse todos los díasy de manera amable, con quienes lo leen.

Final en primera persona. Hace un tiempo trabajé en un diario de Santiago del Estero, le habían dado licencia al encargado de la sección y me asignaron poner en página el horóscopo: venía enlatado de una agencia nacional, tarea rutinaria, sencilla y de poca emoción. Como sabía que el Jefe de Redacción lo leía a primera hora de la mañana, antes de tomar el primer café del día, empecé a enviarle mensajes más personales, digamos. Si me enteraba de una pelea con la señora, cambiaba el texto y escribía: “Desacuerdos con su pareja pueden traerle inconvenientes”, cosas así. Él no lo sabía, no lo sabe y no lo sabrá, pero además, lo observaba cuando leía el periódico en su oficina y luego iba al baño a carcajearme con lágrimas y todo.

En este diario, por suerte para sus amables lectores, sólo escribo esta nota y dos o tres más, pero algo deben sospechar los jefes, por eso jamás me dejaron meter mano en los horóscopos.

Yo sigo a muerte a Géminis, el signo de la gente con doble personalidad. De día soy el desconocido que firma abajo esta notita. De noche me convierto en Batman.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

©eldiario24.com



Recomienda esta nota: