24/12/2020

Opinión

Las noticias que nos fueron arruinando el 2020

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
Las noticias que nos fueron arruinando el 2020 | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Las noticias que nos fueron arruinando el 2020

Hemos tenido un año jodido. Empezó con la noticia de una enfermedad de nombre ridículo, “coronavirus”, descubierta en la China. Pero así como las últimas novedades de los teléfonos celulares, los airea condicionados o las cocinas, demoran en llegar, este bichito también iba a tomarse su tiempo. Tantas veces nos asustaron en los últimos tiempos con enfermedades mortales que, una mancha más no le agregaba nada al tigre.

Luego se confirmó, si bien no eran tan mortal la enfermedad, muchos caían en terapia intensiva, en Europa suelen tener más camas de hospital que la Argentina, pero en algunos lugares no recibían más pacientes y se morían en los pasillos esperando turno para un respirador artificial.

Entonces nos encerramos en las casas, en una cuarentena, tras la cual estaría todo solucionado, el virus habría pasado y volveríamos a la normalidad. Pero no fue así. En todos lados empezaron a exigir el uso de barbijos para proteger a los demás si uno estaba contagiado y protegerse del resto de la humanidad.

Íbamos en abril y uno dijo “esto puede llegar hasta agosto por lo menos”. Varios de quienes se le rieron después le dieron la razón: estamos a fines de diciembre y la pandemia, lejos de pasar, todos los días nos acecha un poquito más de cerca.

Es cierto, se salvaron las vidas de quienes se debían salvar, no debimos lamentar la pérdida de nadie por falta de atención, de insumos, de un respirador. Y es verdad también, cerraron muchos negocios y miles se quedaron sin trabajo. Pero al menos salvaron el pellejo.

No solamente el país cerró sus fronteras, las provincias también lo hicieron, algunas siguen tapiadas a cal y canto, nadie entra, nadie sale. Fueron meses de sacrificios personales y colectivos. Aún hoy algunos tenemos miedo de juntarnos con la parentela a festejar la Navidad, el Año Nuevo o tomar un café con un amigo, si nos vemos por las calles nos saludamos con un hola, sin darnos la mano, de lejitos nomás.

La curva de contagios llegó a su máximo primero en Buenos Aires y luego en las provincias y, al fin los enfermos comenzaron a ser cada vez menos. Pero en Buenos Aires el valle de esa curva, digamos, primero se aplanó y ahora pareciera crecer levemente todos los días. Es decir, aflojamos las restricciones por la llegada de los calores y ahora lo estamos lamentando.

Parece que en Brasil se descubrió una cepa nueva del virus y por lo tanto es posible que cerremos la frontera en cuando terminen las fiestas. En Europa, con la llegada del invierno hay nuevas barreras entre países, han empezado las vacunaciones, pero no está garantizado ni mucho menos, el fin de la pesadilla.

Entre todo este fárrago de noticias, una de Joe Biden, es desalentadora. Dijo: "Los días más oscuros de la batalla están delante nuestro, no detrás". Uf, no lo dice el presidente saliente, que dejó la gente a merced del virus, sino el nuevo, que hubiera hecho todo lo contrario, de estar en ese lugar.

En fin. Este año, una de las cosas buenas de la pandemia fue que en la tele no hubo corte de polleritas ni prostitutas peleando por quién sabe qué, luego de evoluciones fantásticas mostrando las partes. El año próximo Marcelo Tinelli anunció que vuelve.

¿Ha visto?, siempre se puede estar peor.

La ilustración de esta nota es un dibujo de Mariano Ruszaj, extraída de www.tupaladar.com.ar

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: