23/01/2021

Opinión

La música como tema para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
La música como tema para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

La música como tema para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero

Para los que se quieren dar de historiadores de salón, aquí van temas para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero. José de San Martín tocaba la guitarra, había estudiado con Fernando Sor. Este Sor era un traidor que, cuando los franceses invadieron España, se pasó al bando enemigo y empezó a firmar Sors. Lo que no quita que el gallego (en realidad catalán, nacido en Barcelona), fuera tan buen músico, como para ser considerado el Beethoven de la guitarra.

José Gervasio Artigas y Bernardo O'Higgins eran acordeonistas, mire usté. Artigas es un prócer al que uno de estos días deberíamos reconocer como propio, no como padre que hace el trámite para dar el apellido al hijo sino como quien reconoce el error y se da a la tarea de enmendarlo. De paso quedaríamos bien con los uruguayos, dueños del mejor fútbol sudamericano.

Gregorio Aráoz de Lamadrid tocaba la guitarra y compuso vidalitas, algunas de cuyas letras se han conocido por sus Memorias. También Juan Bautista Alberdi se dedicó a la música; llegó a componer obras para piano, guitarra y flauta.

Otro que también templaba el instrumento era Juan Manuel de Rosas: unos chupamedias mandaron a comprar —para su hija Manuelita— una guitarra a Europa, pero llegó al país cuando el Restaurador ya había caído y quedó en manos del que más plata puso, un tal Gregorio Ibarra.

Anécdota de postre: cuando el guitarrista tucumano Martín Ventura hizo el Servicio Militar, tomó clases con él, Edelmiro Farrel, antecesor de Juan Perón en la presidencia de La Nación, que todavía no era general. Pasó la colimba en el Casino de Oficiales, enseñando a los milicos, según contaba. Ventura había tomado la precaución de aprender a tocar el instrumento antes de los 20 años, obviamente.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: