27/01/2021

Opinión

Mantel de hule para lidiar con un bobo pontificador

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
Mantel de hule para lidiar con un bobo pontificador | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Mantel de hule para lidiar con un bobo pontificador

A veces no hay forma de defenderse de los tontos pontificadores: andan por la vida cargando cuatro o cinco verdades, robadas de la revista Selecciones, del otrora poderoso diario La Nación o de alguna anciana vedette de la televisión. Uno se ve impedido de entablar un diálogo, pues se topará con un muro de leyendas urbanas incomprobables, cuando no, filosofía barata y zapatos de goma.

“No soy el dueño de la verdad”, dice el bobo, repitiendo una receta tan vieja, redundante y reverendamente pelotuda que, apenas la pronuncia vienen ganas de vomitar. En ocasiones, tipos a quienes muchos consideran sus maestros de vida, la sueltan en el café, en una reunión de consorcio o en la cátedra universitaria. Después quedan tan panchos.

Es una frase hecha y capaz que por ahí la pronuncian como una muletilla, para llenar el aire con el ruido de su voz. A veces, después de escupirla, no falta el tonto que asiente, como diciendo: “Mirá vos, este tipo tan inteligente, también es humilde, reconoce no ser el dueño de la verdad”.

Lo (al menos) curioso es que después de soltar esa tontería, esos tipos suelen afirmar, en cuatro o cinco oraciones, sus verdades, también repetidas hasta el cansancio, siempre perogrulladas tan hartantes que nadie osaría poner en duda.

Cuando se tope con este personaje, chitún boca, no hable, no respire, intente no asentir ni negar, es peor. El tío viene por un camino hecho con su discursito, y no lo soltará hasta no recitarlo completo. Relájese, piense en un paisaje entrevisto por la ventanilla del Flechabús, camino a Córdoba, en los dibujos del mantel de hule del comedor de sus abuelos, en el asado del próximo sábado con los amigos, cualquier cosa. Pero, por favor, no discuta, pase por estúpido, casi siempre esa actitud apura el fin de su vano cacareo. Es gente tan pagada de sí, que da un poco de asquito. Báh, digo, pero mejor pasemos a otro tema, tengo arcadas.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

Tags


Recomienda esta nota: