13/02/2021

Opinión

Alimentos héroes un día y villanos al siguiente (y viceversa)

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
Alimentos héroes un día y villanos al siguiente (y viceversa) | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Alimentos héroes un día y villanos al siguiente (y viceversa)

El café, el chocolate, los huevos pasan de buenos a malos en cuestión de días, de tal suerte que, quien quiera consumirlos tranquilamente, debe consultar el último informe aparecido en los diarios, pues podría estar envenenándose sin saberlo. De golpe y porrazo, pasan de enemigos públicos número uno a benefactores de la humanidad y viceversa, sin transición y siempre según estudios médicos internacionales bastante serios, según dicen.

Son seguidas las reseñas dando vuelta la tortilla: quien dejó de leer los informes médicos periodísticos durante dos semanas, podría estar en peligro de dañar su hígado, con lo mismo que anteayer le hacía bien.

Cabe otra posibilidad: en su afán por sintetizar la información en un título, quizás los periodistas buscan la parte espectacular de la noticia. Uno termina creyendo lo que quiere. Y resuelve: “Ah, mirá, ahora el huevo hace bien”.

El mundo simple no existe: la carne asada es buena para unos y mala para otros, lo mismo si es hervida; la leche de vaca descremada está contraindicada para los niños, mas no para todos. Un vaso de vino lleva a malestares del estómago o es recomendada fuente de bienestar. El cuerpo humano no es una máquina y por lo tanto responde a humores que están fuera del conocimiento de la gente común, usted, en caso de no ser médico y yo, pues efectivamente no lo soy.

La relación entre alimentos y periodismo da para mucho. Aquí dejo esbozado el problema así cada uno saca conclusiones: piense parecido, esté de acuerdo o en descuerdo, es lo de menos. Y ahora los dejo amigos: me voy a merendar con leche de coco. ¿Cómo dice?, ¿la leche de coco no es leche? Capaz que tiene razón, pero se me terminó el espacio. Otro día la seguimos.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: