25/03/2021

Opinión

¿Y si dejamos atrás el afán de tener siempre más?

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
¿Y si dejamos atrás el afán de tener siempre más? | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

¿Y si dejamos atrás el afán de tener siempre más?

Un afán recorre la Argentina los últimos años: tener. Siempre más, mejor, último modelo, pequeño o grande, no importa, con más funciones y botoncitos, de colores llamativos o discretos, lo importante es alcanzar, llegar, obtener, ganar, lograr, comprar, comprar, comprar.

Por definición, cuando se adquiere un aparato cualquiera, ya está fuera de moda. El último telefonito de mano, la campera codiciada, el auto de alta gama, el aire acondicionado más fresco, son obsoletos al llegar a sus manos.

Gente que no necesita un auto porque no tiene adónde ir, quiere uno, aunque sea para sacarlo los viernes, lavarlo los sábados, estacionarlo en la puerta de la casa los domingos y guardarlo hasta la próxima. Luego se anotará en uno nuevo: los viejos se van desvalorizando, ¿ha visto?

Cuando pregunta: “Pero che, dónde ha quedado el cultivo del espíritu, la lectura de buenos libros, la conversación desinteresada con los amigos, la caricia a los hijos, la buena relación con la esposa”, lo miran como si hablara otro idioma, de puro envidioso. O peor, usted es un extraterrestre.

Quizá las dificultades de la Argentina no vengan por la inflación, el gobierno, los impuestos, los empresarios, la prensa, la grieta, los partidos políticos, la mar en coche, sino porque no hemos aprendido a vivir con lo justo y necesario, sin desear más. Por un año debiéramos conformarnos con lo que tenemos. Luego vemos veamos cómo nos va, eso sí, obviamente sin dejar de trabajar y cumplir nuestro deber. Si hacemos esto, en una de esas, quién le dice, en marzo del 2022 le estamos viendo la punta al ovillo. No es mucho. Cuestión de probar. Y ver.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: