28/03/2021

Opinión

Mientras tanto, que tus triunfos pobres triunfos pasajeros

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
Mientras tanto, que tus triunfos pobres triunfos pasajeros | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Mientras tanto, que tus triunfos pobres triunfos pasajeros

¿Qué es un farolero?, según el diccionario de lunfardo, es un bambollero, jactancioso, arrogante, alardeador, fanfarrón, botarate, presumido, vano, amigo de hacer ostentación. Una segunda acepción, quizás pasada de moda, dice: “Vendedor clandestino de divisas extranjeras callejero”.

Para los vendedores de dinero extranjero, los argentinos tenemos otra palabra, “arbolito”. Quizás sea más exacto cómo le decimos ahora, son quienes están parados quizás durante horas, en el mismo lugar de la vereda, repitiendo en voz baja “¡dólares!, ¡dólares!”.

Pero, volvamos al farolero, es como lo define el diccionario y algo más también. Vendría a ser: “Fanfarrón que echa más luz (ilumina con un farol) sobre el motivo de su fanfarronería”. Estrena una prenda vistosa y la muestra, impúdico, así los demás lo saben. Monta un caballo hermoso y lo chalanea así, además, parece brioso. De yapa, cree que luce más elegante o algo.

Todos tenemos quizás, un amigo, un conocido farolero, a quien le gusta mostrar sus últimas adquisiciones, sus logros más resonantes o, como dice Celedonio Flores en Mano a mano, sus “pobres triunfos pasajeros”.

Quién le dice, ¿no? En una de esas, también tenemos esta característica. Trepados en la montaña de nuestra personalidad, talvez miramos a los de abajo con algo de desdén para avisarles que nuestra motocicleta es más grande, ostentamos el título de campeones de algo o nos mofamos de quien llegó a meta acezante, no como nosotros, sin ninguna agitación. ¿Ve?, estoy fresco como una lechuga, le corro otros 10 kilómetros y no me da ni la tos.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón




Recomienda esta nota: