05/04/2021

Opinión

Bravos guerreros de todas las batallas del mundo

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
Bravos guerreros de todas las batallas del mundo | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Bravos guerreros de todas las batallas del mundo

Solitos, ¿eh?, cargan contra los enemigos, se comen los vientos, cruzan lanzas, escupen improperios, matan disidentes, organizan defensas, arrebatan banderas, levantan la moral de la tropa, vuelven caras hacia el opresor, se pintan el rostro, animan a los propios, cortan cabezas, dividen la retirada de los enemigos, incendian maizales, protegen el vivac, organizan contraataques, distribuyen vituallas, sostienen escudos, pactan treguas, reparten mandobles, gritan de furia, trepan muros, sacan fuerzas de flaquezas, hacen guardia bajo las estrellas.

Cargan al galope contra quien se les oponga: desafían gigantes, piden pelear en el frente, se anotan como voluntarios en guerras salvajes, hacen gimnasia a hora y a deshora, protegen a los compañeros, lanzan granadas, desarman bombas, ponen el pecho a las flechas, hostilizan avanzadillas contrarias, preparan emboscadas, afinan la puntería, lanzan contraofensivas, insultan de trinchera a trinchera, sacan fuerzas de flaquezas, planean misiones suicidas, resoplan de furia contra los cobardes.

Ignoran a los débiles escupen a los tibios, recorren hospitales de campaña alentando heridos, muestran cicatrices para alentar a los apáticos, lloran por los muertos, rezan por los que quedan, ríen en las treguas del combate, entregan su cantimplora a los necesitados, regalan el sombrero en medio del sol quemante, alientan a los que se retrasaron.

Usted tiene un conocido que siempre dice “yo por ejemplo”, “paredón para esos”, “soy una persona que”. Con el ego tan alto que el Everest es un cerro pequeño, pues lo escalaron hasta la punta, cuentan hazañas en fogones anochecidos.

Son maestros en el “anímenos y vayan”, tigres de papel navegando en enclenques barquitos ajenos, valientes y temerarios piratas si el adversario está lejos y no oye sus bravuconadas. ¿Conoce alguno? Yo también.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: