09/04/2021

Opinión

Entre el indeciso y quien sabe qué quiere, elija el punto medio

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para el Diario 24).
Entre el indeciso y quien sabe qué quiere, elija el punto medio | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Entre el indeciso y quien sabe qué quiere, elija el punto medio

En la vida no es bueno ser extremoso. Unos son pocas pulgas, otros transitan la vida panchamente, sin molestarse demasiado por las actitudes del prójimo. Algunos son cuidadosos en su trabajo, prefieren tomarse su tiempo y pretenden terminarlo lo antes posible, pero ni el que hace su tarea lentamente se demora una eternidad ni quien lo acaba rápidamente lo hace a la marchanta.

Los indecisos pocas veces tienen una idea formada de sus deseos, les da lo mismo un helado de frutilla o de sabayón, les gusta la moda de vestirse de antes, pero aceptan lo moderno, mejor dicho, no saben con cuál quedarse.

El indeciso, sin embargo, algún rumbo toma finalmente. En el camino muchos se vuelven fanáticos de aquello que la indeterminación puso en su vida y terminan siendo defensores a ultranza de las tortugas marinas, de una brujería, como la homeopatía, de los sombreros Panamá, de cualquier cosa.

Lo peor es el tipo que sabe lo que quiere, tiene siempre una idea clara de sus preferencias. ¿Saco derecho o cruzado?, derecho; ¿Ford o Chevrolet?, Fiat; ¿rubias o morochas?, morochas; ¿el mar o la montaña?, el mar; ¿güelfos o gibelinos?, aguanten los güelfos. Y así.

Debe ser agotador andar por el mundo seguro de las propias preferencias, sabiendo siempre, en todo lugar y bajo cualquier circunstancia, cuál es el camino. El tipo con una preferencia constante, me parece, al final es peor que el indeciso, su obsesión le impide avanzar, pues debe decidirse constantemente y, una de dos, se harta o le pifia. Y el resultado es siempre fatal. Báh, digo, pero no había más tema para escribir tampoco.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: