12/05/2021

Opinión

Dejen de insultarse y pónganse a laburar

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
Dejen de insultarse y pónganse a laburar | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Dejen de insultarse y pónganse a laburar

Una sola vez en un recreo lo vi llegar justito para terminar una pelea, al hermano Hermas, del colegio San José, en Santiago del Estero. No me acuerdo quiénes peleaban, no importa. Uno le dijo: “Él ha empezado”. El cura respondió: “No importa quién ha empezado, sino quién ha seguido”.

Tal vez el catolicismo sea eso mismo o dicho con palabras de San Francisco de Asís: “Que donde haya odio yo ponga amor”. La paz predicada de la boca para afuera por muchos, se hace realidad cuando uno decide que no va a seguir la agresión, no se dará por aludido y será doblemente valiente, al rechazar la violencia.

La política, que también es el arte, la ciencia y la virtud de llegar a acuerdos, debiera tener en cuenta esta enseñanza. Muchos dirigentes se han olvidado del silencio como respuesta a las agresiones de quienes piensan distinto y siempre, pero siempre—siempre, se ven compelidos, vaya uno a saber por qué, a redoblar insultos, improperios, injurias, agravios de todo tipo.

Cuando “A”, lanza una ofensa contra “B”, si alguien quisiera marcar diferencias no debiera responder. Si se quedara callado ante la chicana de un eventual contrincante político y cuando los periodistas le pregunten, dijera: “No voy a responder”, quizás empezaría a rodar un círculo virtuoso en el que olvidaran de mentarse como la hez de la Tierra.

Ojalá llegue este mensaje en una ínfima botella al proceloso océano en que navegan cientos de dirigentes gritando como niños: “Él me pegó primero”. Por ahí podríamos empezar a tirar del hilo de un mejor futuro. Digo, pero tal vez usted piense distinto.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: